Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Lambán alerta de la "pinza" Podemos-PP y de que Pablo Iglesias quiere dar "el abrazo del oso" a Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno de Aragón y secretario general del PSOE regional, Javier Lambán, ha alertado este viernes, en una reunión extraordinaria del Comité Regional de este partido, de la "pinza" de Podemos y el PP contra la formación que lidera Pedro Sánchez, al que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, quiere dar el "abrazo del oso".
En una intervención abierta a los medios de comunicación, Javier Lambán ha señalado que se ha planteado un "dilema infernal" en la política española, en alusión a la dificultad de conformar el nuevo Gobierno central y evitar unas terceras elecciones generales consecutivas.
Ha advertido de que si no se resuelve este "diabólico enigma", los españoles irán a esas elecciones "con unos pronósticos poco halagüeños", sobre todo si se achaca al PSOE la responsabilidad de la tercera convocatoria. "A eso va a jugar el PP", ha vaticinado, añadiendo que Pablo Iglesias les ha tendido "esa trampa", la de un Gobierno con Podemos y otras fuerzas para que los socialistas aparezcan "como responsables". En este sentido, ha dejado clara su "máxima lealtad" a Sánchez.
Ahora, España "está sometida a un "enigma", ya que antes en la misma noche electoral se podía conjeturar quien gobernaría la siguiente legislatura, pero actualmente no es posible. "Nadie sabe muy bien cuál es la salida".
El dirigente socialista ha reiterado su apoyo a la resolución aprobada por el Comité Federal el 28 de diciembre, según la cual este partido "en modo alguno" votaría al candidato del PP en la investidura ni facilitaría unas nuevas elecciones, además de que "en ningún caso" se alinearían ni sería cómplices con los independentistas catalanes, por tener "una inercia justamente opuesta" a la Constitución.
También ha dicho que, en el conjunto de España, "la izquierda no suma" y ha advertido de que Pablo Iglesias no ayuda al PSOE, sino que "va justamente en la dirección contraria". Sánchez no lo intentará, ha pronosticado.
Ha reconocido que "la química salió prevaleciendo" y "el agua y el aceite", Podemos y C's, no podían conformar con el PSOE una mayoría de gobierno, como él propuso entonces. "Ahora está absolutamente claro" que no es posible.
Respecto a la posibilidad de que el PSOE se abstenga para dejar gobernar al PP, lo ha tildado de "cada vez más improbable" por no ser "aceptable" para este partido y los militantes, aunque "en cualquier democracia madura, donde la derecha fuera homologable a los valores democráticos y limpia de corrupción, esa sería la solución".
SIN 'SORPASSO'
Lambán ha recordado que en las elecciones generales del 26 de junio no se produjo el anunciado 'sorpasso' de Podemos respecto del PSOE, lo que fue consecuencia, ha dicho, de "una movilización como nunca había ocurrido" por parte de militantes y dirigentes socialista.
En Aragón, el PSOE obtuvo un resultado mejor que este partido a nivel nacional, un 25 por ciento de los votos, y una ventaja de un cinco por ciento respecto de Podemos, por lo que "esa noche pudimos declararnos medianamente satisfechos". Otro resultado "hubiera sido un desastre absoluto".
Sí fue "francamente preocupante" que en el conjunto de España este partido perdiera las elecciones con una diferencia respecto del PP de casi 11 puntos, más que en los anteriores comicios del 25 de diciembre. De esta forma, el PSOE perdió la mitad de su representación en el Congreso de los Diputados en dos años. Javier Lambán ha comentado que es "fácil" pensar que la responsabilidad es de Pedro Sánchez, pero no lo es "en absoluto".
Respecto a las elecciones gallegas y vascas, que se celebran el último domingo de septiembre, el líder de los socialistas aragoneses ha considerado que si sus candidatos "se conducen con el entusiasmo y patriotismo que nos caracteriza" los vaticinios de las encuestas, que les sitúan detrás de "las nuevas corrientes políticas" serán desmentidos, "como ocurrió el 26 de junio" en el ámbito federal.