Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Fernández afirma que ya pensaba dejar la dirección de la FSA y que la victoria de Sánchez ratificó su decisión

El presidente del Gobierno asturiano y aún secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA), Javier Fernández, ha explicado este viernes que ya había tomado la decisión de no presentarse a la reelección como máximo responsable del partido y que la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE le ratificó "en esa idea". Así, ha reclamado "sintonía" y relación "fluida" a su sucesor hacia el Ejecutivo autonómico, que sí seguirá presidiendo hasta el fin de su mandato, en 2019.
Fernández ha ofrecido este viernes una rueda de prensas posterior a la reunión de la Comisión Ejecutiva de la FSA, en la que ha informado de su decisión de no continuar al frente de la formación socialista autonómica, que celebrará su congreso en el septiembre.
Ha asegurado que la decisión ya la tenía tomada. Por tanto, los resultados en las primarias del PSOE, que ganó Pedro Sánchez (él había apoyado activamente a Susana Díaz) lo único que han hecho es "ratificarme en esta idea".
El presidente autonómico ha reconocido que existe una "evidente división" en el partido, tanto en España como en Asturias, y que "es oportuno que sea otro hombre o otra mujer" quien se ponga el frente de la federación para conseguir "esa concordia que todos deseamos".
Ha rechazado pronunciarse sobre si prefiere una o varias candidaturas al próximo congreso de la FSA, a celebrar en septiembre. "Ni confío ni lo promuevo, y no sé si es bueno o malo", ha señalado, para añadir que se presentará quien lo vea oportuno, y serán "los militantes los que decidan".
En todo caso, ha dejado bien claro que seguirá siendo presidente del Gobierno asturiano. Volverán por tanto a no coincidir el secretario general de la FSA, tras el congreso de septiembre, y el presidente del Gobierno autonómico, tendencia que siempre habían seguido los socialistas y que él rompió. En este sentido, a la futura directiva ha pedido que "tenga una relación fluida" con su Gobierno.
Así, ha recordado sus años de convivencia como secretario general con Vicente Álvarez Areces como presidente del Principado. "Había acuerdo, sintonía y negociación fluida", ha explicado. El presidente espera recibir ese mismo trato de la FSA, "ahora que voy a estar en la situación inversa", ha comentado.
Según Fernández, "17 años son muchos años". Llegó a la secretaría general de la FSA en el año 2000, "en un momento muy difícil, con profundas divisiones", ha recordado. "Conseguimos sosegar el partido", ha recalcado. De hecho, ha señalado que en su día, en la primera ocasión en la que se presentó ganó por una exigua diferencia, en el otras convocatorias consiguió "importantes mayorías".
PEDIR PERDÓN
Ha sido preguntado por las declaraciones de la diputada asturiana en el Congreso Adriana Lastra, muy implicada a favor de la candidatura de Pedro Sánchez, quien considera que algunos barones del PSOE deberían pedir disculpas tras los resultados de las primarias. "Yo pido perdón por equivocarme, no por perder", ha mantenido Fernández. Ha recordado que "a lo largo de estos 17 años algunas veces he ganado y a los que perdieron no les exigí que pidieran perdón, solo que se integrasen".
Ha rechazado que se sienta liberado por dejar la secretaría general de la FSA, que únicamente se siente "responsable". Algún día "tiene que terminar y eso es bueno para la organización", ha considerado.