Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jáuregui apuesta por una "candidatura pactada" entre Díaz y López y dice que Pedro Sánchez es el pasado

Afirma que la líder andaluza tiene "potencia que desarrollar", pero ha admitido que todavía "no tiene cartel"
MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS)
El exministro y eurodiputado Ramón Jáuregui ha apostado este viernes por una "candidatura pactada" para las primarias del PSOE entre la presidenta andaluza, Susana Díaz, y el exlehendakari Patxi López con el objetivo de que del 39 Congreso salga un partido "unido" para ser alternativa al PP. De este modo, cree que el exsecretario general Pedro Sánchez representa el "pasado" del PSOE.
Jáuregui considera que Díaz todavía "no tiene cartel", aunque ha recordado que "Felipe González tampoco lo tenía" al principio de su carrera política y cuando fue elegido líder socialista. A su juicio, la dirigente andaluza "tiene una potencia que desarrollar" que no se conoce aún, y ha asegurado que la vio hace un par de semanas y que "está mucho mejor de lo que creía".
De este modo, opina que Díaz "va a jugar" y acabará presentando su candidatura a las primarias del próximo mes de mayo, entre otras cosas porque el PSOE "no tiene más referentes". Y si se decide a pactar, Jáuregui ha afirmado que debería hacerlo en una "candidatura pactada" con Patxi López.
EL PSOE NO PUEDE VOLVER AL PASADO
En un almuerzo en Madrid organizado por la Asociación en Defensa de la Transición, Jáuregui ha dicho que el PSOE tiene que mirar hacia el futuro y, para lograrlo, "no puede volver al pasado". "Y con el pasado me refiero a Pedro Sánchez", ha apuntado.
Aún así, ha señalado que, además de Patxi López y Susana Díaz -ya sea juntos o por separado--, "probablemente" Sánchez también será candidato a las primarias socialistas "porque cree que hay agua en esa piscina", pero ha remarcado que no está "seguro" de eso.
A la pregunta de si no se ha planteado presentarse a las primarias del PSOE, ha respondido que tiene 68 años y que el próximo líder socialista ha de tener la "potencia generacional con la que librar la batalla en los próximos años". "Con los rivales que hay alrededor no se puede elegir a una persona de casi 70 años", ha añadido.
Jáuregui ha lamentado que el PSOE se encuentra en una crisis que dura ya más de cuatro años y que el partido se encuentra "muy tocado", sobre todo a raíz de las elecciones del 26 de junio y del "enrocamiento" en el "no es no" que defendía Sánchez, un "no" que se decidió "con las tripas".
"La perpetuación de las tensiones internas va a tener una peligrosa tendencia a mantener unas diferencias artificiosas. Por eso soy partidario de un acuerdo", ha explicado.
TENDRÍA QUE HABERSE ABSTENIDO EN MARZO
Para Jáuregui, la situación actual del PSOE y el Comité Federal del pasado 1 de octubre, cuando dimitió Sánchez, se entienden por la repetición de los comicios generales en junio. En su opinión, lo que debería haber hecho el exsecretario general tras perder la investidura en marzo es ceder el paso a Mariano Rajoy y haberse abstenido para así no haber ido a una segunda convocatoria electoral.
"Rajoy no se habría podido negar y ahora habría un PP con 123 escaños, y no 137, un Ciudadanos que había llegado a un pacto con el PSOE y un Podemos culpable de no haber facilitado el Gobierno al PSOE", ha explicado el eurodiputado.
Para Jáuregui, lo más grave de la crisis del PSOE es que "ha perdido su relato de lo que es, que es el de ejercer un papel vertebrador de país", por lo que uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los socialistas es "recuperar la confianza en la gestión de la economía".
"NO HAY MUCHOS" PARA HACER PEDAGOGÍA
También ha lamentado el "divorcio profundo entre los militantes y la dirección" que la abstención ha ocasionado. No obstante, ha vuelto a defender que el PSOE facilitara el Gobierno de Rajoy, aunque ha reconocido que no se explicó bien. ""Desgraciadamente, no hay muchos en mi partido para la pedagogía", ha señalado.
El eurodiputado considera que el PSOE "lo ha hecho muy muy bien" en los últimos tres meses en su trabajo parlamentario, oponiéndose a lo que considera "injusto" y facilitando acuerdos, y ha apuntado que del 39 Congreso que los socialistas celebrarán en junio debe salir "un partido unido, con nuevos liderazgos y que pueda remontar".
En su opinión, el nuevo PSOE que se definirá en los próximos meses ha de definir qué política va a hacer en los próximos años", una política en la que "no debe competir con Podemos por ver quién es más de izquierdas", sino en la que debe erigirse como una "alternativa de Gobierno". "Para ser un partido testimonial que grita mucho, no me interesa el PSOE", ha dicho.
EL PSOE ACABARÁ PACTANDO CON PODEMOS
Eso sí, Jáuregui ha admitido que los socialistas seguramente acabarán pactando con Podemos para poder volver a gobernar, ya que ha advertido de que los grandes partidos ya no van a conseguir el porcentaje de voto que lograban antes y con el que podían permitirse gobernar en solitario.
En cuanto a Podemos, el exministro socialista ha pronosticado que, "al margen de sus líos internos", se va a acabar imponiendo el "partido moderado" que representa el actual número dos, Íñigo Errejón.
HACER QUE GANE EL "CATALANISMO ESPAÑOL"
Sobre la crisis territorial en España, Jáuregui ha afirmado que la solución pasa por "abordar una respuesta capaz no sólo de aplicar la ley, sino de que el independentismo pierda social y políticamente". "Hay que ganarles y hacer que gane el catalanismo español", ha explicado, para lo cual considera que el Gobierno ha de contar con el PSOE.
"La solución a esta grieta la hemos hecho mal los dos partidos", PP y PSOE, ha subrayado Jáuregui, quien ha criticado la gestión que ambos hicieron durante la negociación del Estatuto catalán.
Por un lado, ha lamentado que el PP no quisiera participar y que hiciera una "campaña contra Cataluña", pero también ha dicho que el PSOE llevara hasta el final una "reforma de ese calado" sin los 'populares'.