Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las detenidas por el asesinato de Carrasco, con protocolo antisuicidios

En celdas separadas, incomunicadas entre ellas y con un protocolo especial de prevención de suicidios... Así han pasado sus primeras horas Montserrat González y Triana Martínez en esta cárcel de Mansilla de las Mulas. Ingresaron de madrugada, ambas imputadas como presuntas autoras de la muerte de Isabel Carrasco. Habían declarado por separado. Primero, la madre, durante cuatro horas. Fue ella la que se derrumbó y confesó todo para proteger a su hija. Contó que llevaba dos años planeando el ataque. Triana también estuvo otras cuatro horas delante de la magistrada. Se mostró fría, igual que ante la Policía. Algunos medios apuntan incluso a que señaló a su madre como la única responsable de todo. Pero la juez lo tenía claro, ella también participó y por eso la mandó a prisión. Ambas pueden ser condenadas por un delito de homicidio penado con hasta 20 años de cárcel, además de por atentado contra la autoridad y posesión ilícita de armas.