Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior esperará al juez antes de decidir si investiga el papel del confidente de la operación yihadista de Navidad

Zoido habla de una "tema puntual" y destaca el "gran trabajo de coordinación" de Guardia Civil, Policía y CNI
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado este martes que esperarán a la decisión que adopte el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz antes de decidir si investigan el papel que jugó un confidente en la operación de la Policía en la que se detuvo a dos presuntos yihadistas en Madrid la pasada Navidad.
"Creo que hay que ser muy prudente en este caso", ha comentado Zoido a preguntas de los periodistas tras reunirse en el Congreso con el Grupo Popular. "La situación está sub júdice y, mientras tanto no haya una resolución judicial, nada podemos hacer ni decir", ha añadido.
Zoido ha indicado que se trata de un "tema puntual" que "sin duda alguna no puede afectar al gran trabajo de coordinación de Guardia Civil, Policía Nacional e incluso CNI".
No obstante, ha dejado abierta la puerta a abrir una investigación interna una vez se pronuncie el magistrado Santiago Pedraz, que mantiene en prisión a los presuntos yihadistas arrestados el 28 de diciembre por la potencial amenaza que representaba el hecho de que hubieran adquirido un kalashnikov que, posteriormente, resultó ser falso.
"Una vez haya una resolución judicial, según sea el contenido, nosotros estudiaremos y analizaremos el caso; no les quepa la menor duda", ha terciado a este respecto el titular del Interior.
El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz está llevado a cabo desde la semana pasada diversas indagaciones sobre las diligencias de la Brigada de Información de la Policía en Madrid encargada de llevar a cabo la 'operación Serkan'.
El magistrado trata de esclarecer si es cierto lo que declaran los dos presuntos yihadistas a los que envió a prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo y otro de depósitos de armas.
Los dos arrestados, Edrissa Ceesa Sanuwo y Samir Sennouni Mouh, aseguran que fue un confidente de la Policía llamado 'Lolo' el que les conminó a que grabaran vídeos amenazantes y quien medió para suministrarles varios cargadores del kalashnikov AK-47, 37 cartuchos del calibre 7.62 y una funda de arma larga.
El Departamento que dirige Juan Ignacio Zoido descartó por completo cualquier amenaza potencial de estos dos presuntos yihadistas tras recibir información complementaria de los servicios de información de la Guardia Civil y el CNI.
FRAGMENTOS DEL FALSO FUSIL
Esta información descartaba que el arma fuera real, ya que habían sido hallados fragmentos de un kalashnikov simulado e inutilizable, y también alertaba sobre el papel jugado por el confidente hispano-marroquí Manuel Rodríguez Mniri, alias 'Lolo', según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. Fueron estos mismos datos los que hicieron al juez Pedraz pedir explicaciones a los policías responsables del operativo.
Preguntado por esta cuestión, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, garantizó la semana pasada "absoluta independencia" de este tribunal. "Me ha transmitido el juez que investigará y tomará declaraciones a quien deba, realizando las diligencias que sean necesarias", dijo antes de insistir en que se llevarían a cabo "todas las diligencias necesarias para averiguar lo que hay y lo que no hay, y sus posibles consecuencias".
El hallazgo de la culata y piezas del disparador del falso kalashnikov fue lo que motivó que el lunes 9 de enero el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, descartara cualquier posibilidad "remota" de que Edrissa Ceesa Sanuwo y Samir Sennouni Mouh pudieran haber atentado estas Navidades utilizando armas de guerra. "Hasta donde llega mi información, el kalashnikov no existe", sostuvo Zoido en una entrevista.
La investigación judicial trata desde entonces de esclarecer cómo consiguieron Edrissa Ceesay Sanuwo y Samir Sennouni Mouh tener acceso a los cargadores y la munición después de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz decretara el 30 de diciembre su ingreso en prisión provisional.