Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Integrantes de una célula yihadista aceptan penas de entre 3 y 7 años de prisión tras alcanzar acuerdo con la Fiscalía

Los siete integrantes de una célula yihadista que ayer reconocieron los hechos que le imputa la Fiscalía han sido condenados a penas de prisión que van desde los tres años y nueve meses a siete años y medio tras alcanzar un acuerdo de conformidad con el Ministerio Público.
Tanto el líder del grupo Abdelouahab Tahtah, como el resto de presuntos integrantes de la célula desarticulada en 2015, rechazaron ante el tribunal de la Audiencia Nacional "todo tipo de violencia" en la segunda vista de juicio sumario celebrado ayer.
La Fiscalía, que en su escrito de conclusiones provisionales solicitó entre diez y doce años de prisión para los procesados, ha rebajado la petición de cárcel para todos ellos a los que les atribuía delito de integración en organización terrorista y a Younes Tourabi, además, delito de tenencia ilícita de armas.
La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal acogió el lunes la primera vista del juicio en la que los procesados demandaron la nulidad del mismo argumentando que se había vulnerado su derecho de defensa.
Según el Ministerio Público el grupo, dirigido por Abdelouahad Tahtah inició una extensa actividad en redes sociales tras coincidir en distintos foros de Internet. El cabecilla de la red llegó a amenazar al Rey y a las infantas asegurando que la única manera en la que el Monarca vería el dolor de la pérdida de sus hijas sería cuando las viera "debajo de los escombros".
INTENSA LABOR DE DEFENSA DE LA YIHAD
El Ministerio Público les acusa de realizar propaganda del Estado Islámico pero también de seleccionar a jóvenes susceptibles de ser captados para actuar como 'lobos solitarios' o viajar a Siria para hacer la yihad. Asegura que llegaron a abrir hasta 42 perfiles en Facebook, Twitter, Google+, Youtube y Tuenti para apoyar al Estado Islámico. También constituyeron 10 páginas, comunidades y grupos en Internet donde impulsaban debates de respaldo al grupo yihadista.
Según relata el escrito de acusación de la Fiscalía, el grupo seleccionaba a los jóvenes, algunos menores de edad, para ser reclutado a partir de las opiniones de los distintos usuarios. Establecían contacto directo con ellos y, en último lugar, les ofrecían la posibilidad de comunicarse con un marroquí ubicado en Turquía, Mohamed El Amin, encargado de completar las conexiones necesarias para trasladarles a Siria o Irak.
Elaboraban y difundían mensajes de odio a los que no profesan la religión musulmana, en especial, judíos y norteamericanos. También realizaban "una intensa labor de defensa de la yihad mediante campañas de desinformación y de justificación de las acciones terroristas.
Para el grupo, la yihad es el "único camino" y para apoyarla publicitan "las decapitaciones" y la justifican asegurando que es la forma de muerte donde se provoca "menos dolor". También difunden actualidad sobre la organización terrorista, sus maniobras y entrenamientos y sus acciones armadas, secuestros y ejecuciones.
Además, los siete acusados incitaban a las acción y transmitían directrices operativas con frases como "haz explotar la tierra y déjala como una llama, corta al hereje en trozos, aplasta a los calumniadores, no dejes con vida a ningún judío...".