Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ingresan en prisión 7 de los inmigrantes que participaron en el último motín del CIE de Murcia

Siete de los inmigrantes que participaron en el último motín acaecido en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera la Verde (Murcia) el pasado 14 de noviembre han ingresado en prisión, según informaron a Europa Press fuentes policiales.
En concreto, la Policía Nacional procedió a su detención este miércoles tras el visionado de las imágenes de las cámaras de seguridad del CIE y una vez plenamente identificados como responsables de las lesiones.
Los siete inmigrantes estaban internos en el CIE este miércoles en el momento de su detención y la Policía Nacional les tomó declaración y, posteriormente, los puso a disposición judicial. El juez ha ordenado este jueves su ingreso en prisión acusados de delitos de atentado contra la autoridad, lesiones y daños.
La Policía Nacional atribuye a los detenidos la autoría de la agresión, que dejó a nueve agentes heridos, cinco de los cuales tuvieron que ser trasladados a centros hospitalarios con contusiones y suturas.
Cabe recordar que este motín, en el que se fugaron nueve inmigrantes, fue el tercer incidente que se registró en el centro en los últimos dos meses. El primero de ellos tuvo lugar el 5 de octubre, con 67 fugados, y el otro el pasado día 31 de octubre, cuando se escaparon otros cinco internos.
El incidente se produjo sobre las 21.00 horas del 14 de noviembre. Al parecer, los internos habían fabricado porras con las varillas de las bocas de las salidas del aire acondicionado arrancadas previamente.
El primer agente que acudió a atender la situación fue agredido por los internos y, a continuación, acudieron más policías con el fin de atender a su compañero y sofocar el tumulto. Sin embargo, los internos amotinados les arrojaron ropa a la que previamente habían prendido fuego, según explicó el delegado del Gobierno, Antonio Sánchez-Solís, a Europa Press.
El incidente se saldó con nueve policías heridos con contusiones, tres de ellos de consideración y que requirieron asistencia médica con lesiones que requirieron puntos de sutura en la cabeza y en cejas. No obstante, todos fueron dados de alta durante la madrugada.
Nueve de los internos aprovecharon esa confusión y tumulto para fugarse. En concreto, pudieron acceder al patio, donde emplearon las tapas de los registros del sumidero para hacer agujeros en la malla protectora del perímetro y, a continuación, saltar al foso y trepar el muro exterior.