Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todos los partidos presentan cuentas con posibles delitos

Delitos fiscales o falsedad documental, o ambos. Ningún partido se salva en el demoledor informe del fiscal del Tribunal de Cuentas y que hoy publica el diario El País. El fiscal asegura además que las cúpulas de las formaciones son los responsables de esas infracciones. En el PP Olayo González detecta 1.300.000 euros repartidos en cuentas de ocho bancos que, al parecer, no han sido declarados a Hacienda. Desde el PP, el portavoz adjunto en el Congreso, Rafael Merino, asegura que desconoce ese informe, pero su partido entrega toda la documentación que le requiere el Tribunal de Cuentas. En el PSOE contabiliza 4.400.000 euros en préstamos supuestamente falsos a sus Fundaciones Pablo Iglesias e Ideas. El fiscal asegura que el crédito se concedió sabiendo que ninguna tenía dinero para devolverlo. La secretaria de Empleo del partido pide al Tribunal que haga aclaraciones porque, afirma, el PSOE no ha cometido ninguna irregularidad. En Cataluña, el partido de Artur Mas apuntó ingresos de 1.700.000 euros  por servicios prestados, pero esos apuntes apenas son notas con simples cálculos de costes. El consejero de Empleo de la Generalitat confirma que CDC dará explicaciones si es necesario.Sus socios de Unió tienen un crédito de nueve millones y medio concedido a comienzos delos 90, que a finales de 2013 se había reducido a un millón. El informe detecta una condonación ilegal.Más al norte, en el País Vasco, al PNV el fiscal le encuentra la permuta de un terreno por casi cinco millones que el partido, al parecer, no declaró.