Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primera noche en prisión de Ignacio González

Ignacio González ha pasado su primera noche en la prisión de Soto del Real (Madrid) después de que el juez Eloy Velasco decretara su ingreso en prisión sin fianza. González fue detenido durante la 'operación Lezo', que investiga el desfalco del Canal de Isabel II durante su gestión, en lo que sería una trama familiar donde su hermano y su cuñado, entre otros, fueron sido también arrestados.

El magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco decretó el viernes prisión incondicional para el expresidente de la Comunidad de Madrid y ha dejado en libertad bajo una fianza de 100.00 euros al consejero de OHL Javier López Madrid en el marco de la operación Lezo que investiga presuntas irregularidades en la gestión del Canal de Isabel II.
El presunto cabecilla de la trama que investiga la Audiencia Nacional desde 2015 negó, durante cerca de tres horas de interrogatorio, todos los hechos que le imputan y afirmó que siempre actuó en el plano de la legalidad, según fuentes de la acusación.
Por su parte, López Madrid (condenado a medio año de cárcel por el caso de las tarjetas 'black')  declaró "efusivamente" durante poco más de una hora. Anticorrupción solicitaba para el yerno de Juan Miguel Villar Mir cárcel eludible bajo fianza de un millón de euros por autorizar supuestamente el pago de una comisión por valor de 1,4 millones de euros al expresidente regional.
El último en declarar ante el juez instructor de la operación fue el exconsejero delegado de la Agencia de Informática de la Comunidad de Madrid (ICM) José Martínez Nicolás, que también quedó en libertad bajo fianza de 100.000 euros.
Velasco investiga, entre otras operaciones presuntamente fraudulentas, el desvío de fondos del Canal de Isabel II por importe de 23 millones de euros a través de sociedades y filiales en Latinoamérica. Imputa a los detenidos presuntos delitos de pertenencia en organización criminal -un cargo del que de momento no acusa la Fiscalía Anticorrupción-, blanqueo, falsificación de documentos públicos, prevaricación, fraude y malversación de caudales públicos.