Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iglesias dice que Errejón debe liderar Podemos si su lista a la dirección es la más votada, aunque no se presente

Asegura que va a buscar el acuerdo en la fase de negociaciones que se abre este lunes: "Necesitamos un Podemos unido"
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado este lunes que el secretario político deberá asumir el liderazgo del partido si su lista para conformar la dirección estatal resulta más votada que la del líder, aunque no haya presentado candidatura a la Secretaria General. Eso sí, Iglesias ha afirmado que su intención es que finalmente no haya competición y lleguen antes a un acuerdo sobre sus propuestas políticas, organizativas, éticas y de igualdad para concurrir en la misma lista.
"Si fuéramos en listas separadas, quien encabece la lista más votada tiene que asumir el liderazgo. Si no gana la mía, me pondría detrás. Uno no es líder porque se autoproclame sino porque le han votado", ha afirmado en declaraciones a Cuatro, recogidas por Europa Press.
Iglesias ha reafirmado de esta forma que su intención de abandonar la Secretaría General si sus propuestas no son las ganadoras --siempre en el caso de que no haya acuerdo--, a pesar de que la votación del liderazgo es independiente a la de la composición del Consejo Ciudadano Estatal y de que ni Errejón ni ningún otro dirigente de peso va a presentar candidatura para ocupar el puesto de mayor responsabilidad del partido.
Así, ha insistido en que si sus documentos y la lista al Consejo Ciudadano a la que estos vayan asociados no supera en votos a la de Errejón, no ocupará la Secretaría General aunque sí gane esa votación sobre el liderazgo. "Si vamos en listas separadas y la lista de Errejón tiene más votos, el líder debe ser él", ha enfatizado.
Eso sí, Iglesias ha manifestado que su intención es evitar ese escenario y poder llegar a un acuerdo previo con el equiop de Errejón durante la fase de negociaciones que se extenderá entre este lunes y el 2 de febrero. "Voy a buscar el acuerdo porque necesitamos un Podemos unido", ha afirmado.
El líder de Podemos se ha negado a avanzar sin embargo qué posibilidades ve de poder cerrar se pacto. "No lo sé, es muy difícil. Por mi parte lo voy a intentar. Necesitamos un Podemos unido, imprescindible para cumplir las tareas de ser fuerza útil en nuestro país", ha reiterado.
"NO PASA NADA" SI NO HAY ACUERDO
Además, ha avisado de que si finalmente no es posible el acuerdo, "no pasa nada" ya que "es bueno" que haya diferencias y, además, el sistema de elección que fijaron para configurar los nuevos órganos de dirección garantiza, según Iglesias, "que todo el mundo va a estar representado proporcionalmente". "Si ganamos trataremos de integrar a todo el mundo", ha afirmado, antes de negar que exista riesgo de ruptura. "En ningún caso", ha sentenciado.
En cuanto a las diferencias organizativas que mantiene con Errejón sobre el poder que debe tener el secretario general, Iglesias ha asegurado que está a favor de limitar sus competencias pero no sólo del líder sino "del conjunto de los dirigentes" del partido. Así, ha criticado que ahora, tanto la Secretaría General como la Política que dirige Errejón como la Organizativa de Pablo Echenique tienen "mucho poder".
Sobre la necesidad de blindar a Podemos ante posibles procesos de fusión con otras organizaciones, Iglesias ha insistid en que "nadie" en su formación quiere la fusión con Izquierda Unida y que todos coinciden en que "algo tan serio tiene que implicar", en el caso de que se planteara, que exista "un nivel de consenso muy amplio".
No obstante, ha reconocido que sí pueden mantener "diferencias" con Errejón en el modo en el que cada uno propone "caminar" junto a IU y el resto de socios de las confluencias; una relación en el que Iglesias hace más hincapié que su secretario político, que tiene más reservas a llevar más allá de lo electoral las alianzas con los socios de candidatura.