Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ibarretxe apuesta por que Euskadi tenga "el máximo nivel de autogobierno" para hacer frente a su "dependencia" de España

Dice que Euskadi, "como país, con el mismo nivel independencia o dependencia" de otros de la UE, sería "económicamente viable"
El exlehendakari Juan José Ibarretxe apuesta por que Euskadi tenga "el máximo nivel de autogobierno" que permita profundizar en "un modelo propio y diferenciado" para hacer frente a su "dependencia obligada" de España. Además, asegura que Euskadi, "como país, con el mismo nivel independencia o dependencia" que tienen otros de la UE, "resultaría, no solo políticamente recomendable, sino económicamente viable y socialmente equilibrado".
En un artículo titulado 'Recrear el modelo vasco', publicado por Agirre Lehendakaria Center, centro de estudios que Ibarretxe dirige, el expresidente del Gobierno vasco afirma que, durante los últimos años, Euskadi, "además de no haber recibido todas las competencias previstas en el Estatuto de Gernika", lo que supone "un insulto a la palabra dada", ha asistido "a un proceso de intensa recentralización del Estado".
Tras señalar que "las demandas nacionales en Cataluña tampoco pueden entenderse sin esta realidad recogida en el 'Libro Negro de la Recentralización' por la Generalitat", Juan José Ibarretxe apunta que, "sin capacidad de autogobierno", los vascos serán "dependientes de las decisiones que se tomen en Madrid, que no tienen un modelo para el desarrollo humano sostenible en la cabeza".
"Están convencidos de que el camino consiste en seguir aplicando las medidas que nos han llevado al colapso financiero, económico y social de la última década. Necesitamos el máximo nivel de autogobierno para profundizar en un modelo propio y diferenciado", asevera.
Ibarretxe reconoce que "hoy todos somos interdependientes", pero ha recordado que "una parte importante de la sociedad vasca aspira a ser ni más ni menos interdependiente que cualquier otro país con presencia propia en el mundo".
"Creemos que Euskadi, como país, con el mismo nivel independencia/dependencia que tienen otros países miembros de la UE, resultaría, no solo políticamente recomendable, sino económicamente viable y socialmente equilibrado", añade.
A su juicio, "el problema para los países --también para Euskadi-- no es la independencia o la interdependencia, sino la dependencia". "Y hoy Euskadi, en su relación con España, es un país dependiente, ni independiente ni interdependiente", ha apuntado.
Para el exlehendakari, se trata de "una dependencia obligada" que los vascos "conocen y sufren en campos como las políticas monetarias, fiscales, judiciales, educativas, sanitarias, de empleo, seguridad social, etc", y ha recordado que incluso se les dicta "cuándo y cómo deben realizarse las rebajas del comercio vasco".
"Necesitamos más que nunca un proyecto propio y diferenciado, solidario con España, con Francia, con Europa, pero propio y diferenciado, tan comprometido y diferenciado como pueda serlo el de cualquier otro país de la Unión Europea", asegura.
"RECREAR EL MODELO VASCO"
Ibarretxe llama a "recrear el modelo vasco" --que ha llevado a Euskadi "a ser una sociedad razonablemente equilibrada y, por ello, objeto de estudio en varias universidades del mundo--, para construir desarrollo humano sostenible en el futuro".
"Esto significa ir más allá de comparar nuestros indicadores con los del Estado español, pues esto, sin perjuicio de procurarnos una razonable satisfacción, nos alejaría del que debe ser nuestro objetivo: competir en desarrollo humano con las sociedades más avanzadas del planeta", indica.
En este sentido, asegura que los vascos están "a tiempo" de "reconectarse con el sistema de valores y los comportamientos que han caracterizado al pueblo vasco a lo largo de la historia". "Es la K de la cultura vasca la que debe guiar 'un nuevo modelo vasco', basado en nuestras fortalezas como pueblo: competitividad en solidaridad. Mirar la realidad desde nuestra propia identidad para ver un futuro diferente", manifiesta.
El expresidente del Gobierno vasco subraya que "la sociedad vasca ha respondido de forma extraordinaria ante situaciones muy complicadas", y cree que, en la actualidad, debe "luchar contra la desigualdad". De esta forma, expresa su convencimiento de que 2017 "es un buen año para recrear el 'modelo vasco'".
INFORME PISA
Juan José Ibarretxe alude a los resultados del informe PISA sobre el sistema educativo vasco de la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra, que refleja para Euskadi "unos resultados significativamente peores a los obtenidos en el pasado".
"Estos datos han generado un debate político de 'superficie', aunque poco o nada constructivo, que necesita de profundización si queremos que resulte fructífero para nuestra escuela, que, por lo demás, goza de una mayor financiación y de un sensible menor porcentaje de fracaso escolar que las escuelas de nuestro entorno", dice.
En su opinión, es "muy difícil conocer realmente las causas de unos resultados tan sorprendentemente negativos", pero considera que "es vital aceptar que se está ante una importante llamada de atención", e insta a "alejarse de los análisis simplistas y centrados en una única causa".
"Parece más razonable pensar que hay múltiples factores en juego: políticas gubernamentales e inversiones, currículums y renovación pedagógica de los centros, condiciones laborales y formación del profesorado, implicación de las familias, responsabilidad del alumnado, etc", señala. En esta línea, afirma que hay que "tratar de ir más allá de la búsqueda del culpable".
Según su análisis, existe "una pérdida de posición en materia de inversión en innovación en relación con los países de referencia de la UE, un deterioro de las condiciones laborales, un aumento de la desigualdad y el recorte sistemático de la capacidad de autogobierno".
"El periodo de crisis económica, social y cultural, que todavía estamos atravesando ha incidido espectacularmente en las inversiones públicas y privadas en materia de innovación", recuerda.
Ibarretxe apunta que, aunque "hacer este tipo de inversiones en periodos de dificultad es muy complicado", ha añadido que hay que hacerlo. "El anuncio del Lehendakari Urkullu comprometiendo para esta legislatura un incremento, de al menos un 5% anual en la partida dedicada a I+D+i, es un buen comienzo", remarca.
DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA
En su opinión, "por primera vez desde la recuperación del autogobierno, una distribución más equitativa de la riqueza, que es, sin duda, uno de los elementos fundacionales del denominado 'modelo vasco', comienza a ser puesto en cuestión", a pesar de "la importantísima aportación que la RGI", que "necesita ser adaptada y mejorada, pero en ningún caso cuestionada".
Asimismo, asegura que, "descarrilado el marco autónomo de relaciones laborales por el incumplimiento estatutario", se camina "hacia una equiparación de las condiciones laborales vascas con las del Estado español".
"Un buen número de empresas vascas utilizan los mismos sistemas de contratación temporal y aspiran a ofrecer condiciones laborales precarias, similares a las empresas de Madrid o Andalucía. Todavía recuerdo el llamamiento bienintencionado, a la par que desesperado, del anterior consejero de Empleo, Ángel Toña, para que las empresas vascas no utilizasen la legislación laboral española de forma generalizada en sus políticas de contratación", manifiesta.
El exlehendakari dice que "la lucha contra la desigualdad ha sido un factor clave para entender la transformación socio-económica del pueblo vasco", y añade que parece que se acepta "sin la necesaria crítica colectiva los modelos de falsa competitividad basados en la precarización de las condiciones laborales".
"Pobre de este país y sus gentes si apostamos por el ajuste salarial para tener presencia en el mercado, en lugar de trabajar la creación de capital humano, la innovación tecnológica y social, la cooperación y la apertura a nuevos mercados", advierte.