Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ibarra pide diálogo y si no se llega a un acuerdo que se cree una gestora para volver a los inicios del PSOE

El expresidente de la Junta de Extremadura critica que no se valore el partido que está situado entre la militancia y el secretario general
El expresidente de la Junta de Extremadura e histórico dirigente del PSOE extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha pedido "serenidad" y "diálogo" de cara a afrontar la reunión del Comité Federal del que espera que termine con "una respuesta unitaria", pero ha añadido que si no se llega a un acuerdo "devuelvan el partido" y se cree una gestora para volver a los inicios, con todos los alcaldes y concejales que son la "clave de bóveda" del PSOE.
Ibarra ha lanzando también el mensaje de que no se pierda la "dignidad". "No se puede perder la dignidad siendo representante de este partido centenario, ni unos en la puerta ni otros dentro, ni unos atrincherados, ni otros fuera al asalto. Hay que mantener la dignidad", subrayó en alusión a las dos facciones del partido que han mostrado abiertamente sus diferencias.
Por ello ha pedido que, el Comité Federal se prolongue si hace falta dos o tres días hasta que se llegue a un acuerdo y se diga que "este partido tiene una respuesta unitaria a los problemas que tiene la gente", y ha conminado a los dirigentes a que "mantengan la cabeza fría" y "hablen más en lugar de contar".
"Están todo el día contando cuando deberían estar hablando", ha insistido al tiempo que ha puesto como ejemplo la refundación del partido en Extremadura cuando fue "muy difícil" poner a Cáceres y a Badajoz de acuerdo, pero "se consiguió hablando y no contando".
Ibarra ha reprochado a Pedro Sánchez que apele continuamente a que ha sido elegido por la militancia y que por eso no piensa dimitir aunque lo tumbe el Comité Federal, ya que esto lleva, a su juicio, a que "se empiece a crear una cultura en el partido" de que "entre los militantes y el secretario general no hay nada", y se puede caer en el error de creer que "no existe el partido".
"El partido comienza a no existir", ha ironizado al tiempo que critica que se acuda siempre a los militantes cuando hay dificultades, ya que estos "no tienen la costumbre de reunirse todas las semanas", por lo que ha abogado por dar más protagonismo al partido y los órganos de dirección.
A pesar de estos reproches, el expresidente extremeño ha calificado de "golpe contra la lealtad" lo que ha ocurrido estas últimas horas en la sede de Ferraz. "Hay que reconocer que lo de ayer no dejan de ser golpes y golpes contra la lealtad que siempre ha existido en nuestro partido con nuestro secretario general", aseguró, por lo que ha insistido en su mensaje de pedir "serenidad" y que se diriman las diferencias hablando.
"Y si no saben hacerlo, los unos y los otros, que nos devuelvan el partido para que se haga una gestora y pueda volver de nuevo al inicio de un partido que no se va a acabar porque tiene una clave de bóveda importantísima que son los concejales y los alcaldes. Con ellos empezó todo en 1979 cuando se ganaron las elecciones municipales y si acaso no saben hacerlo que ellos empiecen a dirigir este partido", concluyó.
Rodríguez Ibarra ha hecho estas declaraciones en Cáceres en su intervención en un acto de apoyo y solidaridad con la exalcaldesa de Cáceres, Carmen Heras, que ha sido inhabilitada durante ocho años para ocupar cargo público por un delito de prevaricación administrativa. Heras fue también presidenta del PSOE en Extremadura y ahora está fuera del partido pero algunos dirigentes, amigos y compañeros de trabajo han querido mostrarle su solidaridad ante lo que muchos consideran una sentencia desproporcionada.