Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón plantea una candidatura de unidad popular para generales

Garzón plantea una candidatura de unidad popular para generalesEFE

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha presentado la hoja de ruta que defenderá la organización para las elecciones generales: una candidatura de unidad popular que respete la pluralidad de las diferentes fuerzas políticas y sin "hegemonía ni imposición" de ninguna de las formaciones que participen.

En rueda de prensa, Garzón ha explicado que su objetivo es conseguir una unión de todas las fuerzas políticas alternativas que consiga convertirse en el partido más votado en las próximas elecciones generales y desbancar al PP y el PSOE del Palacio de la Moncloa. Para ello, IU estaría dispuesta a renunciar a sus siglas en la papeleta electoral pero no a desaparecer como organización política.
Además, ha apuntado que, en caso de lograrse esta confluencia, él estaría dispuesto a no ser el cabeza de lista "si la gente así lo decide". Sin embargo, ha dejado claro que IU no concurrirá "bajo el paraguas" de Podemos, sino que todas las formaciones deben participar en una convergencia "construida desde abajo" y en la que ningún partido tenga la "hegemonía" ni imponga su superioridad.
Para lograr este acuerdo, Garzón iniciará una ronda de contactos en la que durante las próximas semanas prevé reunirse con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, al que ha dedicado numerosos elogios. "Es una persona a la que tengo aprecio personal y considero un político brillante", ha reconocido confiando en que Iglesias sepa "leer el momento político". También quiere mantener encuentros con los líderes de otras formaciones como Equo, Compromís, Anova o Més.
Esta hoja de ruta debe ser aprobada por la Presidencia Federal de IU que se celebra este viernes y ratificada por el Consejo Político de la próxima semana, aunque Garzón ya ha sostenido que se trata de una postura mayoritaria de la organización y también ha rechazado cualquier desacuerdo con el coordinador federal, Cayo Lara.
EMPEZAR POR ACUERDOS DE MÍNIMOS
Según ha reconocido, IU no quiere caer en los errores que cometió en las pasadas elecciones municipales y autonómicas y por ello no marcará líneas rojas a priori sobre la fórmula jurídica sobre la que debe articularse esta convergencia. "No vamos a comenzar la casa por el tejado", ha señalado insistiendo en que el acuerdo debe hacerse "desde abajo" y con la convicción de que la única línea roja es la defensa de los servicios sociales y la necesidad de transformar la sociedad.
A su juicio, éste es el mensaje que lanzó la ciudadanía el pasado 24M, cuando candidaturas como Ahora Madrid, Zaragoza en Común o las mareas gallegas consiguieron romper la hegemonía del bipartidismo; frente a las elecciones autonómicas donde ninguna fuerza alternativa a PP o PSOE consiguió convertirse en la primera o segunda más votada.
Por ello, cree que los partidos deben empezar por llegar a "acuerdos de mínimos" y a partir de ahí negociar los puestos en las listas o el método de candidatura. Eso sí, ha insistido en que estas listas de unidad popular tienen que "reconocer la pluralidad política" y ser construidas "desde la cooperación y no la imposición de ninguna fuerza ni movimiento social".
"IU no va a desaparecer, no se va a diluir y va a mantener su autonomía", ha repetido en diversas ocasiones. Ha llegado incluso a sostener que quieren defienden esta postura de unidad son "los patriotas de IU" y ha insistido en los ejemplos de Barcelona o Zaragoza, donde la organización no concurrió con sus siglas a las elecciones pero "no ha desaparecido" y sigue manteniendo su autonomía política.
SIN PODEMOS: POSIBLE PERO NO DESEABLE
El candidato de IU a La Moncloa ha reconocido que este proceso requiere "mucho esfuerzo y diálogo" y, por ello, ha avanzado que él se va a "dejar la piel" para hacerlo posible; todo teniendo en cuenta "la urgencia de los tiempos". "Hago un llamamiento urgente a todas las fuerzas sociales y políticas para que nos pongamos a hablar, dialogar y construir esa unidad popular aprendiendo de lo que ha dicho la gente", ha enfatizado.
Garzón ha reiterado que "no está puesta en cuestión la existencia autónoma de IU", sino que sólo se trata de dar respuesta a lo que reclama la ciudadanía. "La gente no entendería que lo que ha pasado en Madrid o Barcelona no pasara en las elecciones generales", ha reconocido advirtiendo de que este proceso requiere la "generosidad" de todos los actores.
En este punto, ha reconocido la posibilidad de que se llegue a un acuerdo con algunas formaciones pero no sea posible una unión con Podemos. "Es una posibilidad, pero no es lo que queremos", ha aceptado señalando que, en todo caso, si eso ocurre él será el candidato de la lista de convergencia de IU.