Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Homs, ante el Tribunal Supremo por la consulta del 9-N

Seis meses después de su declaración voluntaria ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Francesc Homs vuelve a ser interrogado por la votación del 9N de 2014. Será este lunes, pero esta vez como investigado, eso sí, en el Tribunal Supremo al estar aforado como diputado en el Congreso. Artur Mas y otros rostros del proceso en Cataluña le acompañarán hasta la misma puerta, después de una semana en la que ha recibido el apoyo de la Generalitat y de otras fuerzas políticas catalanas, así como de las organizaciones civiles a favor de la independencia, como Òmnium Cultural y la ANC.

La prueba fundamental en su contra es una carta con su firma como exportavoz del Gobierno catalán, en la que autorizaba a continuar con los trabajos de la consulta una vez suspendida entonces por el Tribunal Constitucional. Se le acusa de delitos de desobediencia, prevaricación y malversación. Una pieza separada en Madrid de un mismo caso que se investiga en Barcelona y en el que se mantiene el procesamiento de Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau después de desestimarse estos días sus recursos. El expresident, la exvicepresidenta y la exconsellera de Enseñanza del gobierno catalán podrían sentarse en el banquillo a principios de 2017 acusados de seguir adelante con el 9N pese a su prohibición judicial.

Todo apunta a que no se pedirán penas de prisión para ellos, pero sí multas económicas y condenas de inhabilitación para cargos públicos que, en el caso de Mas, podría ser de hasta diez años. Inhabilitación que también sobrevuela para Homs y, en otro orden, para la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que continúa a la espera de lo que decida en las próximas semanas el Tribunal Constitucional, después de que se le señale por permitir el pasado julio el pleno de las conclusiones sobre el inicio del proceso de desconexión con España.