Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guterres agradece a Rajoy el apoyo de España a su candidatura en la Secretaría General de la ONU

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recibido este miércoles en el Palacio de la Moncloa al secretario general electo de las Naciones Unidas, António Guterres, quien le ha agradecido el apoyo de España a su candidatura a este cargo.
Guterres, que fue elegido para el cargo de secretario general de la ONU el pasado 13 de octubre, ha visitado Madrid para ser investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Europea en reconocimiento a su labor como Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados
Durante el encuentro, Guterres ha agradecido a Rajoy el apoyo a su candidatura al frente de la ONU, ya que, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad (CSNU), España desempeñó "un papel destacado" en el proceso de selección del exprimer ministro de Portugal, según ha informado el Gobierno. Además, ambos mandatarios también han pasado revista a los principales temas de la agenda internacional, en particular los relativos a Naciones Unidas.
Este martes, el Consejo de Gobierno de la Universidad Europea ha alabado el "liderazgo" de Guterres durante sus diez años al frente del Alto Comsionado de la ONU para los Refugiados. En su intervención, el exprimer ministro ha considerado un "privilegio" haber podido ayudar en este tiempo a "los más vulnerables de entre los vulnerables", como ha descrito a las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares por la persecución, las guerras o los desastres naturales.
Eso sí, Guterres ha aprovechado para recriminar a los países europeos el "mal ejemplo" dado en la acogida a refugiados y ha lamentado que el "caos" que terminó generando la falta de acción de las autoridades es caldo de cultivo para el "miedo" social y el auge de los populismos en el Viejo Continente.