Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gürtel se gastó el dinero negro de la visita del Papa en una finca en Alicante

Francisco Correa. Foto: EFEtelecinco.es

El dinero negro del saqueo por los sobrecostes de los contratos de cobertura de la visita del Papa a Valencia en el año 2006 sirvió para que la Gürtel se comprara una finca en La Nucía (Alicante). Se llama El Algar. Las comisiones que pagaron las subcontratas se invirtieron en los proyectos inmobiliarios de la trama.

Lo cuenta la policía en uno de los últimos informes entregados al juez Ruz. La vista del Papa reportó a la trama más de 600.000 euros que de inmediato entraron en la “caja B” de Gürtel para salir poco después rumbo a una cuenta de Caja Madrid para sufragar el gasto de la parcela. La trama, siempre según los expertos de la UDEF central de la policía, creó la empresa Castaño Corporate S.L. para ejecutar la operación con un inversor holandés y reunir los fondos restantes. En concreto 266.000 euros que se obtuvieron con facturas falsas de 266.000 a Teconsa, otra de las empresas de la red que capitalizó las operaciones ilegales en la comunidad valenciana.
No fue el único destino del dinero negro que la trama obtuvo de la visita del pontífice a Valencia. Las anotaciones de la policía en el informe ya judicializado cuentan como otra partida tardía se destinó para reformar el chalet de lujo de la trama en Ibiza.
Un anterior informe de los expertos de la UDEF ya relataba como los responsables de la red Gürtel en presunta connivencia con el ex director de la televisión pública valenciana (ahora cerrada por orden del gobierno popular ) inflaron los contratos de la cobertura de imagen y sonido de la visita del Papa duplicando los costes para repartirse después una comisión de tres millones de euros. Unos fondos que, según explican ahora los investigadores, se emplearon para nutrir el extenso patrimonio inmobiliario de la trama