Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos espera que las elecciones vascas y gallegas sean "una señal suficientemente clara" y no haya terceras generales

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, espera que las únicas elecciones que se celebren próximamente sean las autonómicas vascas y gallegas del 25 de septiembre y que éstas sean "una señal suficientemente clara para todo el mundo" para que se forme gobierno en España y se eviten unas terceras generales el 25 de diciembre porque "sería ridículo".
"Unas nuevas elecciones serían una tortura para la sociedad española y yo espero que no haya", ha dicho en una entrevista en la cadena Cope, recogida por Europa Press. Es más, ha explicado que si se llegan a producir se estaría "poniendo en cuestión la totalidad del sistema de funcionamiento del entramado constitucional en España".
Sin embargo, aunque después de las elecciones del 25S se pudiera llegar a formar un gobierno de Mariano Rajoy gracias al apoyo del PNV, Guindos ha avisado de que "sería muy difícil" tener aprobados unos Presupuestos Generales del Estado en vigor el 1 de enero porque deben presentarse como muy tarde el 30 de septiembre.
Por tanto, ha reseñado que "es responsabilidad de todos" tener un gobierno ya que la falta de éste "se va a acabar notando" de manera que "incida en la evolución de la economía". "Y a eso no podemos llegar en España", ha alertado.
De hecho, preguntado también por la posibilidad de que Madrid pueda acoger inversores que deseen dejar Londres tras el 'Brexit', Guindos ha declarado que la capital española "tiene posibilidades a favor", siempre que hubiera "un gobierno que pudiera tomar un paquete de medidas específicas para traerlo".
Preguntado por la sesión de investidura fallida de Rajoy, ha contestado que "no fue una digestión excesivamente positiva", puesto que fracasó, aunque vio al líder de su partido "haciendo ofertas de cooperación y de apertura de todo tipo de naturaleza".
"Y luego vi al señor Sánchez, que es el otro interviniente importante con una dureza en su planteamiento extrema y que, en última instancia, refleja las contradicciones internas a las que se enfrenta", ha manifestado.