Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guerra cree que la propuesta de moción de censura de Podemos es un "número circense"

El exvicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, ha asegurado que la propuesta de Podemos de organizar una moción de censura para sustituir a Mariano Rajoy es un "número circense".
El político sevillano ha confirmado, en declaraciones recogidas por Europa Press, su escaso interés en las ideas de la formación que lidera Pablo Iglesias, porque no están justificadas "por el interés común", sino por el "show" y el "gran hermano" de la política.
En esa línea, Guerra ha agregado que esa posibilidad es "de poca categoría y estilo", ya que Podemos reúne un número de diputados "ridículo" para pensar en introducir una moción de censura, cuando "todo el mundo sabe" que una iniciativa de ese tipo precisa el apoyo de 176 parlamentarios.
Unas declaraciones que el exnúmero dos del Ejecutivo ha efectuado antes de protagonizar en la sede de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, en Segovia, una conferencia sobre el poeta Miguel Hernández.
Alfonso Guerra lo ha definido como un hombre "confiado, inocente y rústico", formado en el campo, pero un "genio" para la poesía, con una capacidad creativa "excepcional".
Se ha referido a la "ansiedad" que tenía por salir de su pueblo y a su "frustración" al ser declarado excedente de cupo y no poder acudir al servicio militar.
Cuando Hernández finalmente llega a Madrid conoce un mundo muy distinto, según Guerra, donde los intelectuales se abren a la cultura. Con el levantamiento militar de 1936, Hernández adquiere un compromiso "extraordinario" con el pueblo, que lo tomará como su poeta, según ha explicado.
Alfonso Guerra ha afirmado que el "último sacrificio" de Miguel Hernández fue su muerte, al negarse a renunciar a sus ideas. Una muerte que el político sevillano ha definido como "asesinato", al producirse sin asistencia médica.