Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil detiene a cinco atracadores por varios robos cometidos en sucursales bancarias

La Guardia Civil ha detenido a cinco personas como autoras de siete delitos de robo cometidos con violencia e intimidación en sucursales bancarias de varias localidades de Toledo en el marco de dos operaciones que se han desarrollado de forma paralela.
A través de un comunicado, el Instituto Armado ha informado de cuatro registros domiciliarios llevados a cabo en las localidades de Nambroca, Toledo y Pinto (Madrid), donde se han intervenido varias armas, munición y prendas de vestir utilizadas por los detenidos para cometer los atracos.
Las operaciones se iniciaron el pasado mes de abril, a raíz de varios robos cometidos con violencia e intimidación en sucursales bancarias de la provincia de Toledo, donde se amenazaba a empleados y clientes con armas de fuego.
Los agentes constataron que los robos cometidos en las sucursales bancarias no se habían realizado por un mismo grupo de personas, si no que habría dos grupos. En ambos casos, los detenidos habrían elegido establecimientos ubicados en localidades donde no hay cuarteles de la Guardia Civil, con el fin de dificultar su localización y detención.
Por ello, el Instituto Armado inició de forma simultánea y paralela las operaciones 'Allien Day' y 'Aderezo' para proceder a la detención de los responsables de estos hechos.
UNO DE LOS DETENIDOS ERA UN PRESO FUGADO
Una vez que los investigadores analizaron todas las pruebas de los atracos cometidos en las localidades de Burguillos de Toledo, Yuncler, Numancia de la Sagra, y Pantoja, pudieron determinar que estos robos habían sido cometidos por un grupo criminal especializado y organizado compuesto por cuatro personas.
Según los agentes, los delincuentes utilizaban un vehículo que habían robado en otra localidad para llegar y huir del lugar donde iban a cometer los robos. Posteriormente, lo abandonaban en una calle del municipio donde cometían el hecho delictivo.
En tres ocasiones, dos de los atracadores accedieron a la sucursal bancaria aprovechando la entrada de un cliente, con la cara tapada y portando el cabecilla de la red un arma de fuego que utilizaba para intimidar a los clientes y empleados.
El otro atracador servía de apoyo al primero, portando en distintas ocasiones un arma blanca. En los exteriores del local, permanecían otros dos hombres haciendo labores de vigilancia y conductor, siendo éstos los especialistas en el robo de los vehículos utilizados.
Por tal motivo, los agentes procedieron a la detención de P.S.S.B., M.A.P.G., J.S.S. y J.G.S.V., como autores de cuatro delitos de robo con violencia e intimidación, sustracción de vehículo a motor y pertenencia a grupo criminal.
La Guardia Civil ha identificado a P.S.S.B. como un preso fugado de centro penitenciario desde este mes de abril tras un permiso carcelario. Se practicaron tres registros domiciliarios en las localidades de Toledo y Pinto, donde se hallaron dos pistolas simuladas y ropa usada en los atracos.
A PUNTA DE REVÓLVER
Por otro lado, los agentes han detenido --en el marco de la 'operación Aderezo' a una persona como responsable de varios atracos en las localidades de Camarena, Totanés y Burujón.
La Guardia Civil comprobó que esta persona entraba en la entidad bancaria a primera hora de la mañana, portando un revólver con el que amenazaba a sus empleados. Para cometer los robos, el detenido ocultaba su rostro utilizando distintas prendas de vestir o complementos como gafas y gorras.
Una vez comprobada toda la información, los agentes detuvieron a F.A.M. cuando circulaba con un vehículo dentro del término municipal de Argés. Asimismo, se llevó a cabo un registro en una vivienda ubicada en Nambroca, interviniéndose prendas de vestir y el arma de fuego que había usado.