Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guardia Civil detiene a un preso de Valdemoro que aseguraba que había una trama para cometer un gran atentado

Agentes de la Jefatura de Información de la Guardia Civil junto con el Grupo de Información de la Comandancia de Palencia, bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción nº 6 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional, han detenido a un interno del Centro Penitenciario de Valdemoro (Madrid) que había comunicado en reiteradas ocasiones la existencia de una trama terrorista en curso para la comisión de un atentado de gran magnitud en España.
A finales del mes de agosto, en varios centros de recepción de alertas y emergencias, se recibieron llamadas telefónicas alertando de la posible comisión de atentados terroristas. En ellas, se anticipaba la organización y ejecución de acciones terroristas, en diferentes ciudades del territorio nacional, y coincidiendo con la celebración de las festividades navideñas.
Las pesquisas realizadas por el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, mediante el cotejo de voz de las llamadas telefónicas, unido a la actividad indagatoria de los agentes del Servicio de Información, permitió concluir la identidad de la persona que, desde el centro penitenciario de La Moraleja (Palencia), había realizado las comunicaciones. Se trataba de un recluso de esta prisión que se encontraba cumpliendo condena en el momento de los hechos.
Dado el carácter especialmente sensible de las amenazas terroristas, en un contexto donde la población civil en Europa ha sufrido ataques indiscriminados en los últimos meses, la Guardia Civil puso especial énfasis en la investigación de este tipo de amenazas, bien para determinar e identificar posibles procesos de radicalización, así como para dilucidar su veracidad, con el fin de evitar las consecuencias, tanto de un ataque terrorista, como de la alarma que estas llamadas de alerta generan en caso de no ser fundadas.
Para el total esclarecimiento de los hechos se ha contado con la colaboración de la Secretaría de Estado de Instituciones Penitenciarias, que ha facilitado las pesquisas realizadas.
Desde la elevación al nivel 4 de alerta antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, la Guardia Civil ha reforzado todos los dispositivos operativos y líneas de investigación relativas a la amenaza terrorista, especialmente aquellas sobre individuos inmersos en un proceso de radicalización que pueda desembocar en el desplazamiento a zona de conflicto o en la comisión de acciones terroristas en los países de residencia, lo cual supone en la actualidad una de las principales amenazas sobre los países occidentales.
El Ministerio del Interior recuerda que, a través de la iniciativa STOP RADICALISMOS, los ciudadanos pueden colaborar a través de una serie de canales a su disposición para que, de forma confidencial y segura, notifiquen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad aquellos posibles casos de radicalización en su entorno a través de la página web*www.stop-radicalismos.es, la aplicación móvil de alertas de seguridad ciudadana Alertcops y el teléfono gratuito 900 822 066.