Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil detiene en España a ocho fugados de la justicia de varios países y reclamados internacionalmente

Hay otras dos personas que han sido arrestadas en el extranjero y estaban siendo buscadas por la justicia española
La Guardia Civil, en colaboración con la Oficina Central Nacional de la Interpol, ha detenido a diez delincuentes fugados de la justicia de varios países que eran reclamados internacionalmente. Ocho de ellos han sido encontrados en España, mientras que los otros dos han sido arrestados en el extranjero.
Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, a los diez detenidos se les imputan cargos por delitos de homicidio, corrupción de menores, agresión sexual, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, fraudes informáticos, delitos fiscales y estafas.
De las ocho detenciones que se han producido en la península, dos han sido encontrados en Valencia, dos en Madrid, dos en Alicante y tres en Barcelona. Todos los arrestados son hombres de entre 27 y 61 años y de diversas nacionalidades. Hay dos ciudadanos españoles entre los detenidos que estaban reclamados por las autoridades de Haití y de Perú por delitos de tráfico de drogas. Además, hay dos ciudadanos hispano-argentinos, un italiano, un brasileño, un marroquí y un ruso.
DETENCIONES EN EL EXTRANJERO
Por otro lado, uno de los detenidos en el extranjero es un ciudadano británico que estaba siendo buscado por la justicia española por delitos de blanqueo de capitales, fraude contra la hacienda pública y falsedad documental. El ciudadano británico fue detenido por la Interpol en Panamá, paradero que fue descubierto por las autoridades españolas.
La otra persona arrestada en el extranjero es un ciudadano colombiano, al que se le imputa un delito de agresión sexual, y que estaba siendo investigado por la Guardia Civil y la Policía de Colombia. Finalmente, fue localizado en Bélgica, donde la policía belga lo detuvo.
Las operaciones han sido desarrolladas por el Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y las comandancias del mismo Cuerpo de Madrid, Valencia, Barcelona y Alicante.