Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Govern catalán lamenta el fallo del TC y asegura que "no altera en nada" la compra de urnas

Exige al Estado una "respuesta política" y no judicial al proceso soberanista
La portavoz del Govern, Neus Munté, ha lamentado este miércoles la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) contra la ley catalana de consultas de 2010 y el Comisionado para la Transición Nacional y ha asegurado que "no altera en nada la voluntad ni el compromiso de la Generalitat" con el proceso soberanista, ni el proceso de compra de urnas.
Lo ha dicho en declaraciones a los periodistas tras participar en un acto sobre el impacto que tendría la independencia en el deporte catalán, y Munté ha asegurado que el fallo es "extemporáneo", ya que el Comisionado ya no existe, ni la ley es clave para el desarrollo del proyecto independentista.
"Ni en el fondo, ni en la forma, ni en el tiempo es una sorpresa para nosotros", ha continuado Munté, que ha asegurado que la decisión del Alto Tribunal no modifica en nada la apuesta del Govern por celebrar un referéndum sobre la independencia de Catalunya este año.
Así, el gobierno catalán mantiene firme su compromiso de comprar las urnas y organizar el referéndum pese a las decisiones del TC y reclama al Gobierno central que dé una "respuesta política" al proceso soberanista, y no una judicial ni amenazas.
DIARIO OFICIAL
El acuerdo que la Generalitat publicó en el Diari Oficial de la Generlitat de Cataluña (DOGC) para iniciar el proceso de compra de las urnas se sustenta en varias leyes, entre ellas la suspendida por el TC, pero Munté asegura que no modifica la compra de este material para celebrar el referéndum.
"No hay ningún cambio en la hoja de ruta. Es una decisión --la compra de urnas-- que se enmarca dentro de las competencias de la Generalitat que es disponer de urnas. Tenemos un compromiso ineludible con la democracia", ha concluido.
Munté ha recordado que la ley anulada incluía que la Generalitat debía pedir permiso al Estado para celebrar un referéndum y ha afirmado que todo está superado, ya que el Govern no quiere pedir "permiso" al Gobierno central para celebrar una consulta, sino que le invita a negociarla alrededor de una mesa.