Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy revalida a Montoro en el Ministerio de Hacienda y Función Pública

Montoro: "Nadie que haya operado desde paraísos fiscales puede estar en el Gobierno"EFE
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha revalidado a Cristóbal Montoro como ministro de Hacienda y ha premiado su control del déficit público, que ha bajado desde el entorno del 9% en 2011, cuando el PP llegó al Gobierno, hasta reducirlo a la mitad este año. Sin embargo, se ha quedado sin las competencias de Administraciones Públicas.
De esta forma, el nuevo ministro 'tripitirá' en el cargo, ya que Montoro ya encabezó el Ministerio de Hacienda en la segunda legislatura de José María Aznar (2000-2004) y ha vuelto a dirigir este Ministerio entre los años 2011 y 2016, durante la primera legislatura de Mariano Rajoy.
Sin embargo, en este caso perderá la cartera de Administraciones Públicas, que se ha integrado en Vicepresidencia, Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, encabezado por Soraya Sáenz de Santamaría , y que será la encargada de llevar a cabo la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica con los gobiernos regionales, a los que se ha enfrentado Montoro durante la pasada legislatura por el control del déficit público.
Además de reducir a la mitad los 'números rojos' del Estado, Montoro también tuvo que 'bailar con la más fea' y aprobar al comienzo de su mandato una de las mayores subidas de impuestos aplicadas por un Gobierno durante la etapa democrática para enjugar las cifras del déficit. Así, el ministro tuvo que defender los incrementos llevados a cabo tanto en el IRPF como en el Impuesto sobre Sociedades y terminar claudicando ante la subida del IVA, incremento al que se opuso en un primer momento contra el criterio de otros miembros del Ejecutivo.
Precisamente estas subidas de impuestos, que supusieron unos ingresos extras de unos 20.000 millones de euros, le granjearon la crítica de destacados dirigentes del PP como el expresidente del Gobierno José María Aznar o la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, quienes pedían públicamente que el Gobierno debía bajar los impuestos y reducir más el gasto público.
El ministro siempre sostuvo que estos aumentos se habían hecho en contra del 'AND' del PP y prometió bajarlos en cuanto la economía lo permitiese, como así sucedió en 2015 y en 2016, cuando entraron en vigor las rebajas del IRPF y del Impuesto de Sociedades, auque esta última tuvo que ser enmendada hace unos meses por el propio Gobierno ante el desplome de los ingresos.
En materia de administraciones públicas, Montoro sacó adelante dos instrumentos financieros muy importantes para las comunidades autónomas, como son el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), que ha permitido a los gobiernos regionales financiarse a tipos más bajos que los del mercado, y el Plan de Pago a Proveedores para saldar las deudas pendientes con las pymes y autónomos que trabajan para los ejecutivos autonómicos.
En esta nueva legislatura, el ministro deberá seguir haciendo frente al control del déficit, que tiene que seguir reduciéndose hasta situarse en 2018 por debajo del 3%, y lo que no parece tan claro es cuál será la política fiscal que tendrá que liderar, ya que, a pesar de que el PP ganó las elecciones prometiendo nuevas rebajas de impuestos, la situación actual de las finanzas públicas y la falta de mayoría suficiente en el Congreso, quizás obliguen al Gobierno a replantearse dichas rebajas.
Funcionarios: Salarios y planilla
En materia de Función Pública, el ministro tendrá que trabajar para acordar la subida salarial de los empleados públicos para 2017 pendiente de concretar todavía, debido a la situación de interinidad del Gobierno.
A finales de septiembre el Congreso aprobó una proposición no de ley en la que se instaba al Ejecutivo a aprobar un decreto-ley que permita revisar las pensiones y las retribuciones de los empleados públicos, en el caso de que se produjese una prórroga presupuestaria.
A pesar de la formación de Gobierno, el Ejecutivo de Mariano Rajoy tendrá que prorrogar los Presupuestos de 2016 y, al contar ya con plena capacidad presupuestaria, previsiblemente dará luz verde a un decreto-ley para actualizar las pensiones y el salario de los funcionarios para 2017, ya que la tramitación del nuevo Presupuesto de 2017, que incluirá el ajuste para cumplir el objetivo de déficit, no concluirá hasta el mes de febrero.
En este contexto, CSIF considera que el decreto también debería incluir la oferta de empleo público para el año que viene. Según cifras del sindicato, las plantillas de la Administración arrastran desde 2010 un déficit de más de 150.000 puestos de trabajo, 23.500 de ellos en este mismo año.
El sindicato espera que Hacienda convoque en breve la Mesa de la Función Pública para iniciar la negociación sobre la subida salarial de los funcionarios para 2017, que en principio el Gobierno contempla que sea del 1%, el mismo incremento que el aprobado para este año, cuando han subido por primera vez desde 2010.
Biografía
Nacido en Jaén el 28 de julio de 1950, es doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y catedrático de Economía Aplicada, en las ramas de Hacienda Pública y Derecho Fiscal, por la Universidad de Cantabria.
Diputado nacional por Madrid, Jaén y Sevilla del Grupo Popular desde la V legislatura, Montoro ocupó el cargo de secretario de Estado de Economía durante el primer gobierno de José María Aznar, desde mayo de 1996 a abril de 2000, cuando accedió al Ministerio de Hacienda en calidad de titular de la cartera.
Tras la derrota electoral del PP en 2004, fue elegido europarlamentario (2004-2008). En 2006 creó el despacho de abogados Montoro y Asociados Asesores, empresa que abandonó en abril de 2008 tras vender su participación y cesar en sus responsabilidades como presidente y consejero. Posteriormente, ejerció como portavoz de Economía del PP en la oposición hasta la victoria de Mariano Rajoy en las elecciones de diciembre de 2011, cuando volvió a confiarle el manejo de las finanzas públicas.
Antes de su paso a la política, Montoro asesoró a empresas y organizaciones empresariales como la CEOE. De hecho fue director del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE), 'think tank' de la patronal, así como miembro de los comités Financiero, Fiscal y de Coyuntura Económica de la CEOE. También fue subdirector del Servicio de Estudios del Banco Atlántico.
Asimismo, ejerció como profesor del CEU-San Pablo, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Economistas, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Ejecutivos de Finanzas y profesor adjunto de Hacienda Pública en la Universidad Autónoma de Madrid.