Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno valenciano pide al PP que abone los 568.000 euros que debe a Feria Valencia por su congreso de 2008

El conseller valenciano de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, ha reclamado el Partido Popular que abone "inmediatamente" los 568.000 euros que debe a Feria Valencia por la celebración de su Congreso Nacional en 2008, después de que este lunes el Juzgado de Primera Instancia de Madrid haya condenado al Partido Popular a abonar a Feria Valencia los 568.000 euros que costó la celebración del Congreso en el que fue reelegido Mariano Rajoy como presidente del partido.
En un comunicado, Climent ha asegurado que con la sentencia "empieza a hacerse Justicia después de veinte años donde no había ni normas, ni rigor, ni tampoco bochorno por parte de algunos dirigentes del PP de la Comunitat Valenciana".
Para el conseller, "uno no puede ir por ahí haciendo un 'sinpa', consumiendo y no pagando por el hecho de ser del partido en el gobierno". "Ahora tienen que pagar y ponerse al día", ha subrayado. A su juicio, es "increíble" que el PP no haya abonado todavía más de medio millón de euros del acto de "no una persona cualquiera, sino del mismo presidente del Gobierno". "Si él no da ejemplo, ¿Quién lo tiene que dar?", se ha preguntado.
"No es propio de un país democrático y de primera línea en Europa. Nos quejamos de lo que pasa por el mundo, pero aquí en casa, también tenemos asuntos que indignan la ciudadanía que no llega a final de mes para pagar sus facturas", ha lamentado.
Climent ha mostrado su "disconformidad absoluta" con la manera de "operar y de atropellar" a la sociedad civil de la Comunitat Valenciana por parte del PP porque ha remarcado que "los 568.000 euros son sólo la punta del iceberg de cerca de los 1.000 millones de euros que dejaron a deber estos señores después de 20 años de desgobierno".
"Ahora, nos toca al gobierno del Botànic, trabajar para tapar el agujero y gestionar desde la infrafinanciación y la infrainversión", ha lamentado.