Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco dice que, "poco a poco", se avanza en el acuerdo técnico para la entrada del TAV a las tres capitales

La consejera, que se reunirá la primera semana de febrero con De Guindos, pide "actuaciones concretas ya" del Ejecutivo central
La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha afirmado que, "poco a poco", se avanza en el acuerdo técnico con el Ministerio de Fomento para definir la entrada del Tren de Alta Velocidad a las tres capitales vascas.
En una entrevista a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Tapia ha explicado que se está "tratando de buscar el acuerdo en cuál puede ser la solución al soterramiento, a la entrada a las capitales, que es un objetivo que nos planteamos en la reunión que mantuvimos con el ministro en diciembre".
"Estamos tratando de avanzar técnicamente en el acuerdo de formato de solución, para después tratar de elaborar los proyectos, conseguir el acuerdo definitivo y ponernos a trabajar", ha precisado, para reiterar que, "poco a poco, vamos avanzando en ese acuerdo técnico, que es el primero que tenemos que conseguir".
En ese sentido, técnicos del Ministerio de Fomento, el Gobierno vasco, y los ayuntamientos de Bilbao, Vitoria y San Sebastián se reunirán la próxima semana para intentar consensuar el diseño definitivo de las estaciones del TAV en las tres capitales vascas.
REUNIÓN CON LUIS DE GUINDOS EN FEBRERO
Por otro lado, Tapia se reunirá la primera semana de febrero con el ministro de Economía, Luis de Guindos, con una agenda que incluirá "todos los temas relacionados con investigación, pero investigación y desarrollo más tecnológico, más ligado al desarrollo empresarial, y también todo el tejido pymes".
Tras las reuniones mantenidas con los ministros de Fomento, Energía y Agricultura, Tapia ha reconocido que ha percibido "un cambio de actitud" en el Gobierno español "en el trato, más personal y más agradable", pero ha considerado que, "a partir de ahí, tenemos que ver ya actuaciones concretas y que realmente esa voluntad manifestada verbalmente se pueda materializar eN algunos de los acuerdos y temas tratados en todas las reuniones".
Según ha indicado, cada una de las reuniones "ha tenido diferentes temas sobre la mesa, han sido reuniones que han sido largas y se han tratado los temas que llevábamos como Gobierno vasco de forma extensa y profunda", pero "más allá de eso nos toca ver si realmente existe una respuesta positiva en forma de actuaciones". "El formato de las reuniones, agradable, ahora nos toca ver otras cosas", ha advertido.
ENCARECIMIENTO DE LA LUZ
Por otro lado, Tapia ha reconocido que el encarecimiento de la luz "evidentemente tiene consecuencias" para la industria, porque "cada vez que el precio de la energía sube, sube para todos, tanto para privados como para empresarios, para empresas grandes y para empresas pequeñas, para todos, y evidentemente el impacto es tanto o más importante cuanto más energía se consumo".
Tras señalar que "cuando se compra más energía se puede acceder quizás a algunas pequeñas bonificaciones", ha advertido de que, "tal y como está montado el sistema, cuando la tarifa que todos abonamos sube, y encima nos ha tocado con esta ola de frío, a todos nos afecta".
Tapia, que se reunió la pasada semana con el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha dicho que coincidieron en que "una industria competitiva necesita una energía a precios competitivos, sobre todo si nos comparamos con nuestros competidores europeos, con los que realmente la empresa vasca está todos los días en el mercado y está tratando de conseguir contratos en puja o en concurso con ellos".
La consejera vasca ha señalado que "existen otros métodos y otras formas de aplicar las tarifas energéticas en las empresas", y, en ese sentido, ha recordado que el Gobierno vasco ha solicitado "en más de una ocasión", que desde el Ejecutivo central "se establezca un modelo diferente al que en estos momentos establece", pero, "a pesar de compartíamos ese formato inicial de decir que la empresa necesita un precio energético competitivo, a partir de ahí no hemos sido capaces de establecer ni un modelo similar ni medidas similares" a las de otros países europeos.
"No hemos sido capaces de establecer ningún tipo de acuerdo, y la empresa vasca lo requiere de forma inmediata, y no podemos esperar mucho más tiempo ya", ha manifestado, para explicar que el ministro "se comprometió a analizar la situación en su conjunto, porque no es solo los precios energéticos que están abonando nuestras empresas, sino que son todos los nuevos modelos y todos los nuevos sistemas de autoconsumo, de generación y autoabastecimiento, y de vehículos eléctricos que cada vez tenemos más en nuestras carreteras".
La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras ha insistido en la necesidad de "establecer un modelo diferente" para "tratar de dar respuesta a las diferentes necesidades, pero, eso, a día de hoy, no existe".
En cuanto a la tarifa eléctrica, Tapia ha señalado que "cuando nos llega lo que tenemos que abonar a la compañía eléctrica, tanto lo que pagan nuestras empresas y también lo que pagamos los usuarios en general, vemos que algo menos del 50% es lo que cuesta generar la energía que consumimos", pero "todo el resto son una cantidad de impuestos bastante importantes".
En este sentido, ha indicado que lo que propone el Gobierno vasco es que, "tal y como se hace en otros lugares, parte de esos impuestos sí se abonen en la tarifa y parte de esos impuestos queden integrados en los presupuestos generales del Estado o se subvencionen de determinada manera", de forma que "paguemos en la tarifa sí una parte importante del coste de generación y conexión, y una parte de impuestos, pero no toda esa gran cantidad de impuestos, que es más del 50% de la tarifa que todos y cada uno de nosotros abonamos a la compañía eléctrica".
Tapia ha afirmado que se trata de "un formato muy simple", y, además, ha asegurado que "existen otros formatos de bonificación que permite la Unión Europea en caso de grandes consumidores, que los están aplicando estados como Alemania, Francia o Italia, que son competidores de nuestras empresas, pero que el Estado español no se plantea establecer".