Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno balear podrá prohibir el acceso a subvenciones a ayuntamientos que incumplan la planificación de residuos

El anteproyecto de la primera Ley de residuos y suelos contaminados de Baleares prevé, entre otros aspectos, prohibir el acceso a ayudas económicas a ayuntamientos que incumplan la planificación de residuos y que sea el Govern o el consell insular correspondiente el que asuma su competencia en esta materia.
Así, por primera vez se establece una planificación que establece un orden de prioridad: en primer lugar estará el Plan de Gestión de residuos del Govern, después los planes directores sectoriales y en último lugar los programas municipales de gestión y prevención de residuos.
Entre otros aspectos, esta nueva normativa también incluye la prohibición de bolsas de plástico (con la excepción de las destinadas a productos a granel) antes de 2019 y las vajillas de plástico de un solo uso antes de 2020, según ha presentado este lunes el director general de Educación Ambiental, Calidad Ambiental y Residuos, Sebastià Sansó.
"NO QUEREMOS SER EL VERTEDERO DE EUROPA"
Asimismo, ha explicado que esta ley contará con principios de "autosuficiencia y proximidad" por lo que tratará de que cada isla se haga cargo de sus propios residuos y prevé "la prohibición de entrada de residuos, atendiendo a la normativa estatal y europea". "No queremos ser el vertedero de Europa", ha recordado Sansò.
En esta línea, ha detallado, "el que contamina, paga" y por ello los costes relativos a la gestión de residuos irán a cargo del productor inicial de los mismos, del poseedor actual o de su anterior poseedor.
FONDO DE GESTIÓN DE RESIDUOS
Además, se creará un fondo de gestión de residuos para financiar infraestructuras y operaciones relacionadas con su gestión. Este se proveerá de cánones e impuestos ecológicos que se puedan crear. Aun así, Sansó ha explicado que no se prevé "la creación de nuevos impuestos" sino que se centralice la recaudación de los tributos y tasas ya existentes.
Asimismo, se creará el Registro de Producción y Gestión de Residuos de Baleares que será público y recogerá todas las cifras de los productores y gestores de residuos.
Por otro lado, la ley también prevé la creación de un inventario de suelos degradados y contaminados y crea una nueva categoría, la de "suelos degradados, lo que permitirá actuar en ellos", ha dicho.
DECRETO CONTRA EL DESPERDICIO ALIMENTARIO
Otro de los aspectos que recoge la ley es la creación de un decreto de obligado cumplimiento sobre desperdicio alimentario. Por esto, el Govern promoverá un pacto social que se concretará en un código de buenas prácticas que derivará en este decreto.
Cabe resaltar que este primer borrador del anteproyecto ha contado con entrevistas con profesionales del sector, consultas de participación ciudadana y reuniones sectoriales. Este mes, se tramitará el segundo borrador donde se recogerán las aportaciones de seis talleres de participación ciudadana, encuestas online y más reuniones sectoriales.
La previsión de Sansó es que, de cara a junio, el tercer borrador pueda entrar en audiencia pública y que la ley llegue al Parlament a finales de este año o principios del año que viene para ser aprobada.