Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno reitera que el viaje de Catalá a la fiesta de un defraudador fue "privado" y que pagó todos sus gastos

El Gobierno reitera que el viaje del ministro de Justicia, Rafael Catalá, a la fiesta de cumpleaños de un conocido empresario recientemente condenado por delitos contra la Hacienda Pública fue "privado" y que, por tanto, pagó todos sus gastos y los de su esposa.
Ésta es la respuesta que ha dado al diputado del PSC Joan Carbonell, quien pedía saber quién sufragó los gastos del ministro relativos al alojamiento, viaje y otros derivados de su presencia en esa celebración.
En su contestación, que recoge Europa Press, el Ejecutivo de Mariano Rajoy responde escuetamente que el titular de Justicia, en sus desplazamientos "privados", "se hace cargo de sus gastos así como los de su esposa".
El parlamentario socialista también pedía saber si el Gobierno considera que la presencia de Catalá en ese cumpleaños es "coherente" con el discurso público que mantiene en relación con la lucha contra la corrupción.
EL GOBIERNO PRESUME DE SU LUCHA ANTICORRUPCIÓN
A este respecto, el Ejecutivo presume de que ha combatido la corrupción poniendo en marcha "la batería de actuaciones más potentes de cuantas se han promovido en España en los últimos 40 años", y que su trayectoria en la lucha contra el fraude fiscal es "impecable".
Y no sólo en términos de prevención, sino también a la hora de investigar cuándo se produce el mismo, y en promover sanciones y perseguir al defraudador, "con independencia de su relieve social o económico".
En concreto, añade que el Gobierno, en su lucha contra el fraude, impulsa el "eficiente" trabajo de la Agencia Tributaria en la persecución del fraude y en el auxilio a los tribunales de justicia, que son, remarca, los competentes para calificar el fraude fiscal.