Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno prepara la respuesta al "potentísimo mensaje" de la Diada

Tras el éxito del acto central de la Diada en Cataluña, donde cientos de miles de personas salieron a la calle para reivindicar la consulta soberanista, la pelota queda en el tejado del Gobierno. Artur Mas ha pedido a las fuerzas políticas que tome nota de este “potentísimo mensaje”. Los dirigentes catalanes han pedido a Rajoy que escuche el clamor y, ahora, se espera la reacción del Gobierno.

La multitudinaria manifestación en forma de ‘V’ que recorrió las calles de Barcelona ha puesto las miradas en el Gobierno de Mariano Rajoy. Se espera que, tras el Consejo de Ministros, se conozcan las reacciones del Ejecutivo ante el éxito de la convocatoria.
El presidente de la Generalitat ha prometido trabajar por el consenso de los partidos en torno a la consulta del 9 de noviembre porque entiende que éste es el mensaje de la movilización masiva de la Diada, y espera que también las fuerzas políticas "tomen buena nota".
"Esta manera de hacer las cosas, pacífica, tolerante, respetuosa, positiva e incluso alegre es un mensaje potentísimo que enviamos a Europa y el mundo", ha dicho sobre la 'V', pero también sobre los actos de esta Diada en general.
Masiva ‘V’ en las calles de Barcelona
Durante la concentración, 1,8 millones de personas según la Guardia Urbana, entre 470.000 y 520.000 personas según la delegación del Gobierno, han salido a la calle para participar en la manifestación en forma de ‘V’ que reivindica el derecho a votar sobre la consulta soberanista.
La 'V' ha tenido su vértice en la plaza de las Glòries, ha cubierto 11 kilómetros y ha contado también con 54 'colles' de 'castellers' y 7.000 voluntarios.
Es la tercera Diada consecutiva que el independentismo sale con fuerza a las calles, después de que en 2012 organizó una multitudinaria manifestación por Barcelona y en 2013 logró completar una cadena humana que recorrió Catalunya desde su frontera con Francia hasta la Comunidad Valenciana.