Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno concede la extradición a Colombia de 'El Enfermero' de las FARC que practicó cientos de abortos forzados

El Gobierno ha acordado conceder a Colombia la extradición de Héctor Albeidis Arboleda Buitrago, alias 'el Enfermero' de las FARC, detenido en 2015 por practicar alrededor de 300 abortos forzados en el país latinoamericano durante el conflicto armado.
Según informa el Ministerio de Justicia en una nota, Arboleda Buitrago, que tiene nacionalidad colombiana y española, está reclamado por las autoridades colombianas para ser juzgado como presunto responsable de los delitos de homicidio, homicidio en grado de tentativa, aborto sin consentimiento y asociación ilícita por los hechos cometidos entre 1998 y 2004 en los departamentos de Antioquia, Risaralda, Caldas y Chocó.
Participó en numerosos abortos forzados practicados en condiciones infrahumanas a cientos de guerrilleras indígenas menores de edad, muchas de ellas violadas por sus superiores. Algunas fallecieron poco después al no recibir los tratamientos adecuados y la mayoría eran obligadas a abortar en contra de su voluntad bajo amenazas de ser fusiladas.
El pasado mes de diciembre la Audiencia Nacional confirmó su entrega a Colombia al concluir que los abortos eran realizados "sin anestesia, en condiciones infrahumanas", en camillas de palo sobre la tierra suavizadas con hojas o en cuartos de hotel, "una detrás de otras, sin siquiera limpiar la sangre" de la anterior y practicados por una persona sin "ninguna preparación formal", según el auto del Pleno de la Sala de lo Penal.
La sala consideró que la entrega a Colombia de 'El Enfermero' debe ser efectiva porque "no cabe duda" de que forzó los nacimientos y se "desentendió" de los bebés hasta "que dejaron de respirar". Además apuntó que con los abusos, causó "terribles padecimientos" físicos, psicológicos y morales a las víctimas.