Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno admite que no ha habido ningún contacto con Londres sobre la propuesta de cosoberanía

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ildefonso Castro, ha admitido este jueves que por el momento no ha habido "ningún contacto ni formal ni informal" con Reino Unido sobre la propuesta de cosoberanía sobre Gibraltar que hizo el Gobierno español a raíz del Brexit.
Así lo ha afirmado en respuesta a preguntas de la oposición durante una comparecencia en la Comisión de Exteriores del Senado. Eso sí, ha añadido que el proceso electoral que ha vivido Reino Unido hasta hace pocos días --las generales fueron el 6 de junio-- dificultaba cualquier tipo de diálogo sobre este tema. Según ha dicho, "la oferta está ahí" aunque por el momento no haya sido objeto de contactos, más allá de "inevitables comentarios de pasillo".
La oferta española, tal como fue planteada ante la ONU el pasado octubre --por el anterior Gobierno-- permitiría al Peñón no solo seguir beneficiándose como hasta ahora de su acceso al mercado interior europeo, sino que plantea el desmantelamiento de la Verja que lo separa de La Línea de la Concepción y la potenciación de su puerto y aeropuerto. Sin embargo, el Gobierno del Peñón la rechazó de plano.
En la Comisión de Exteriores, el socialista David Lucas ha pedido al Gobierno que tenga como prioridad a los ciudadanos, y Castro ha respondido que así será, "tanto con los gibraltareños como con los del Campo (de Gibraltar)".
El representante del Ministerio ha insistido en que la salida de Reino Unido de la UE es una decisión "triste, no positiva", que España no comparte, pero que es la que han tomado los ciudadanos británicos.
De su lado, el senador de ERC Jordi Martí se ha mostrado preocupado porque se quiera "utilizar a la población de un territorio que ya ha sido consultada" y que ha expresado en referéndum su rechazo a formar parte de España.