Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba el envío de 150 militares más a Irak para la misión contra el Estado Islámico

El incremento, que fijará en más de 450 el número de efectivos en el país árabe, deberá ser autorizado por el Congreso
El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un aumento de 150 efectivos, entre militares y guardias civiles, en el contingente desplegado en Irak dentro de la coalición internacional contra el grupo terrorista Estado Islámico. El Congreso deberá autorizar este acuerdo, que supondrá elevar a 450 las tropas en el país árabe.
Según ha informado en rueda de prensa el ministro de Educación y portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, el acuerdo incluye el despliegue de 25 guardias civiles para formación de la policía iraquí, así como otros 125 militares que se sumarán a los más de 300 que forman el contingente español desde enero de 2015.
Estos 125 nuevos militares se encargarán de tareas de seguridad en la base 'Gran Capitán' de Besmayah, donde se encuentra el grueso del contingente español, así como de labores de apoyo logístico, formación en desminado y sanidad militar, además de completar el adiestramiento del Ejército iraquí.
Por tanto, se trata de 150 efectivos más con los que el Gobierno quiere ampliar la misión española que lleva desplegada en el país árabe desde enero de 2015, pocos meses después de la puesta en marcha de la coalición internacional que lidera Estados Unidos para frenar el avance del Estado Islámico en Irak y Siria y de la que forman parte unos 70 países.
SE MANTIENE LA NATURALEZA DE LA MISIÓN
Según ha explicado Méndez de Vigo, este aumento en el número de efectivos "mantiene la naturaleza de la misión" que tienen encomendada España dentro de la coalición, que es básicamente el adiestramiento de las fuerzas de seguridad de Irak. El Gobierno asegura además que en ningún caso los militares y guardias civiles españoles intervendrán en operaciones de combate sobre el terreno.
A pesar de no cambiar la naturaleza de la misión, el Gobierno debe pedir al Congreso autorización para este incremento de tropas, ya que se trata de un aumento sustancial en el número de efectivos. Será la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, la que defienda la propuesta ante la Cámara Baja.
La autorización será por un año prorrogable dependiendo de la evolución de la situación y las decisiones adoptadas junto con los aliados de España en el marco de la coalición internacional contra el Estado Islámico y en la OTAN.
MÁS DE 6.000 MILITARES ENTRENADOS
El objetivo de esta coalición es formar y adiestrar a las Fuerzas Armadas iraquíes, capacitándolas para contener y debilitar al Estado Islámico. Desde enero de 2015, los militares españoles han entrenado seis brigadas del Ejército iraquí, con más de 6.000 efectivos, y algunas de estas unidades han participado en la recuperación de ciudades tan importantes como Ramad. Actualmente participan en la ofensiva para reconquistar Mosul, la capital del 'califato' del Estado Islámico en Irak.
Desde que se puso en marcha la coalición internacional, el Gobierno iraquí ha podido recuperar el control sobre más de la mitad del territorio inicialmente ocupado por la organización terrorista y ha facilitado el regreso a las zonas liberadas de más de medio millón de civiles.