Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno Vasco descarta compartir "estrategia" soberanista con Cataluña pese a la reunión de Urkullu y Puigdemont

Erkoreka niega que la reunión del lehendakari con el president sea un "regalo" y defiende el "compromiso" de Puigdemont contra el terrorismo
El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha negado que la reunión entre el lehendakari y el presidente de la Generalitat pueda interpretarse como un "regalo" de Iñigo Urkullu a Carles Puigdemont y al soberanismo catalán, y ha asegurado que las "diferencias" entre la situación de Euskadi y la de Cataluña hacen que sea "muy poco probable" que ambos Gobiernos puedan compartir una misma "estrategia" en materia de autogobierno.
Erkoreka ha respondido, de esta forma, al portavoz del PP en el Parlamento Vasco, Borja Sémper, que ha considerado "una irresponsabilidad absoluta" que el lehendakari haya "regalado" al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, una fotografía que avala su "delirio rupturista".
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo vasco ha señalado que "no puede compartir que se pueda calificar de regalo el hecho de participar en un acto de memoria de unas víctimas que murieron tan cruelmente como las de Hipercor".
"Que sea calificado de regalo formal o regalo mediático, es algo que no puede compartir el Gobierno. Cada uno sabrá hasta qué punto asume la responsabilidad de las palabras que dice y de los calificativos que utiliza", ha añadido.
En cuanto a la reunión que ambos mandatarios mantuvieron posteriormente, ha señalado que es de la "más elemental cortesía" que un presidente de una Comunidad Autómoma que visita otra se entreviste con el máximo responsable de esa comunidad.
"Si alguien está pensando en censurar planteamientos y estrategias políticas a través del incumplimiento sistemático de las reglas de cortesía institucional, que lo haga, pero no es algo que comparta este Gobierno, y mucho menos, el lehendakari, que es muy escrupuloso con estas reglas y en la observancia de las pautas de respeto institucional", ha apuntado.
Preguntado sobre si este encuentro con Puigdemont supone un acercamiento a Cataluña, Erkoreka ha rechazado que se haya producido un "alejamiento", y cree que "el hecho de constatar que vivimos realidades diferentes y que las mayorías políticas e institucionales apuestan por estrategias distintas en un territorio y en otro --donde el pasado, la realidad económica, la institucional y la política es distinta en ambas naciones-- esto no ha supuesto, en ningún momento, un alejamiento ni en lo institucional ni en lo humano".
Según ha explicado, en la reunión los presidentes constataron que, "en ambos países, desde la heterogénea situación que atraviesan en este momento, existen una voluntad mayoritaria para avanzar en el autogobiernos".
Asimismo, ha señalado que Urkullu y Puigdemont "constataron que cada uno, desde la responsabilidad institucional que tienen en una nación con una realidad política completamente distinta, cómo es posible avanzar en el autogobierno", y ha insistido en que, "lógicamente, siendo las realidades diferentes, es muy poco probable que las estrategias sean las mismas o puedan confluir".Erkoreka ha insistido que del encuentro "no resultó un compromiso de estrategia o actuación compartida".
DECLARACIONES SOBRE ETA
Preguntado por la exigencia de Sémper pidiendo a Urkullu que rechace la "equiparación" del president entre la lucha contra ETA y el proceso soberanista catalán, ha asegurado que el Gobierno vasco, "más que calificar" esas manifestaciones, quiere expresar "con rotundidad, con claridad", que "no abriga ninguna duda sobre el compromiso del president en relación con la lucha contra el terrorismo", y en concreto contra la banda. Tampoco duda de su "solidaridad con los derechos fundamentales y con el reconocimiento de las víctimas".
"Esa declaración hay que hacerla, hay que formularla de forma clara y patente, para que no se produzca ninguna confusión. A partir de ahí, lógicamente, como el sentido del acto en el que coincidieron ayer no tenía un sentido político, sino de reconocimiento y de homenaje a las víctimas del terrorismo, lo mejor es constatar en que en eso había coincidencia total y había una convergencia absoluta entre ambos dirigentes", ha destacado.
A su juicio, "eso es lo que importa que cara a un acto que no era político, sino de solidaridad con las víctimas". "Lo que interesa destacar es precisamente ese aspecto, que no pone en cuestión en ningún momento, el compromiso del president Puigdemont en la lucha contra ETA, en la solidaridad con las víctimas y en el reconocimiento de los derechos humanos".
"Lo esencial es que eso se dé y eso se da. Las declaraciones cada uno las configura como considera que tiene que hacerlas en cada momento", ha manifestado.
RELACIONES CON EL GOBIERNO CENTRAL
Por otro lado, ha explicado que el Ejecutivo autonómico ha defendido que es "compatible" alcanzar acuerdos con el Gobierno central --como los referidos al Cupo--, con las acusaciones al Ejecutivo de Rajoy de "estancar" el desarrollo del autogobierno.
"El hecho de que se suscriban ahora acuerdos que estaban pendientes desde hace ocho o más años relacionados con algunos aspectos del autogobierno, en nada altera la opinión del Gobierno en relación con el inmovilismo de la acción del gobierno central en el ámbito autonómico", ha insistido.
El consejero ha recordado que en varias ocasiones ha denunciado las políticas "recentralizadoras" del Gobierno del PP, que se habían "intensificado con especial crudeza" durante la etapa de la mayoría absoluta del PP, "con el respaldo lacerante del TC".
"Ante un Gobierno que predica el principio de legalidad y se presenta en Cataluña, exigiendo el cumplimiento de la legalidad, le estamos exigiendo desde hace muchos años que cumpla la ley en Euskadi", ha indicado.
En este sentido, ha puesto como ejemplo la reclamación del Ejecutivo de Urkullu que solicita la transferencia de prisiones, recordando que solicita el cumplimiento de los artículos 10.14 y 12.1 del Estatuto de Gernika --competencia en instituciones penitenciarias--, ya que "han pasado casi 40 años desde que se probaron esos dos artículos".
"Todos los Gobiernos del Estado se han negado a hacer efectivo el cumplimiento de estos preceptos y, hasta la fecha, este Gobierno no ha dado señales de que esté por cumplir el principio de legalidad en Euskadi, todo lo contrario, se ha manifestado más bien como un insumiso al Estatuto y, por tanto, como un insumiso a la legalidad", ha zanjado.