Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rifirrafe entre Gobierno y Generalitat por el incidente en el AVE

Miles de pasajeros se han quedado atrapados en la estación de SantsEFE

El Gobierno central y el de la Generalitat de Cataluña se han enzarzado en un rifirrafe tras el incidente ocurrido este jueves en el AVE a Barcelona, que afectó a 13.000 viajeros. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha afirmado que Fomento pidió colaboración en dos ocasiones a la Generalitat para proteger las líneas del AVE y que  "parece que ahí no ha habido tanta atención como hubiese sido deseable". Por su parte, el conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, ha cerrado filas en torno a los Mossos por la vigilancia de la red ferroviaria catalana afirmando que la policía catalana actúa con "el máximo rigor y la máxima contundencia".

Catalá, que hasta hace un año fue secretario de Estado de Infraestructuras, ha recordado que la competencia de vigilar infraestructuras públicas fundamentales en Cataluña es de los Mossos d'Esquadra y ha añadido que recuerda "perfectamente cuando a la Generalitat se le pedía más colaboración e intensidad en la vigilancia" de éstas.
Según ha dicho, el presidente del administrador de infraestructuras, Adif, pidió "colaboración por carta en dos ocasiones" porque, aunque la línea tiene un sistema de protección "bastante robusto", con un vallado perimetral y vigilancia con cámaras, son miles de kilómetros y "hace falta que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad colaboren en la protección de las infraestructuras críticas y parece que ahí no ha habido tanta atención como hubiese sido deseable".
El móvil no parece económico
En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, Catalá ha subrayado que el robo de cable del jueves --que afectó a 40 trenes y 13.000 pasajeros-- no parecía tener un móvil económico, puesto que el material robado no tenía "un volumen económicamente relevante" y que sus autores sabían como actuar para que las cámaras no les detectasen. "Parece un acto dirigido y voluntario, no accidental", ha dicho.
Sin embargo, preguntado si cree que se trató de un sabotaje con fines políticos, ha pedido no especular porque la investigación está aún en una fase inicial y hasta que no se identifique a los autores es difícil conocer su intencionalidad.
Catalá ha precisado que primero hay que esperar a la investigación técnica en manos de Adif, que finalizará "en breve" y que después seguramente ésta se trasladará a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y a la Fiscalía para que inicie diligencias de investigación. Ésta, en su caso, interpondrá una querella si se identifica a los autores o hay indicios que permitan localizarlos.
El Govern cierra filas en torno a los Mossos
En declaraciones a los periodistas en la Conselleria, el conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, ha esgrimido los últimos datos --el robo de cobre en la red de Adif ha bajado un 35% desde mayo-- para defender el trabajo policial "profesional", tras las últimas declaraciones del ministro de Justicia criticando que los Mossos no han prestado a la red la atención deseable.
Al preguntársele directamente por las palabras del ministro Rafael Catalá, ha evitado polemizar: "Los miles de afectados no se merecen que ahora entremos en disputas entre nosotros, pero quiero defender la actuación policial".
Respecto a la investigación de lo ocurrido este jueves en la línea del AVE, ha hablado de acto vandálico y ha argumentado: "No era el típico robo de noche de cobre. Vimos cómo se cortaba la red de fibra óptica en pleno día. Se quería afectar a los trenes que circulaban en ese momento. Todo hace pensar que podemos estar ante un sabotaje".
Preguntado sobre si podría ser un sabotaje por reivindicaciones laborales, vinculadas a la huelga convocada por sindicatos, Jané se ha limitado a decir: "Por prudencia no debo entrar. Se está investigando".