Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno dice que Rabat intenta atender las reivindicaciones del Rif aunque pide "diálogo"

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ildefonso Castro, ha valorado este miércoles la situación en la región marroquí del Rif afirmando que el Gobierno siempre pide "diálogo y respeto a al ley" y, al mismo tiempo, opinando que Rabat está intentando atender las reivindicaciones de los manifestantes.
"A lo que instamos siempre a todos, desde luego al Gobierno marroquí, es al diálogo y al respeto a la ley y a las formas propias del Estado de Derecho", ha afirmado, durante una comparecencia en la Comisión de Exreriores del Congreso. Eso sí, ha destacado que la del Rif es "una protesta eminentemente de reivindicaciones socioeconómicas" y que el Gobierno marroquí "está intentando poner los medios para intentar solucionarlas".
En esta región del norte de Marruecos las protestas se suceden desde el pasado octubre, cuando tuvo lugar la dramática muerte de un vendedor de pescado al que requisaron su mercancía --murió tratando de rescatarla de un camión triturador--, y se han recrudecido este mes de mayo, a raíz de una manifestación en Alhucemas, el pasado día 18, y más aún después de que el líder de las protestas, Naser Zefzafi, fuese detenido este lunes.
EL GOBIERNO SIGUE LOS ACONTECIMIENTOS
El 'número dos' de Exteriores ha asegurado que el Ejecutivo sigue con atención la situación, como cualquiera que afecte a un lugar tan cercano a España, que se ha agravado a raíz de la protesta que tuvo lugar el pasado 18 de mayo en la ciudad de Alhucemas, y que se ha ido extendiendo a otros lugares de la región.
Castro ha aludido a las protestas en el Rif a raíz de las preguntas de los portavoces de la oposición, en particular de ERC y Unidos Podemos, que le han preguntado si el Ejecutivo está preocupado por la situación o ha contactado al respecto con las autoridades de Marruecos.
En su comparecencia, el secretario de Estado también ha destacado que, pese a algunos "problemas internos" como éste, Marruecos es "el modelo de estabilidad en la zona" y que, a raíz de las revueltas de la llamada 'primavera árabe', el país reformó su Constitución y "ha ido avanzando en muchas cuestiones".
Y en concreto sobre el Rif, ha opinado que el Gobierno marroquí es consciente de la "reivindicación de abandono en inversiones económicas y sociales" y ha recordado que ya en 2015 el Re Mohamed VI lanzó un "ambicioso programa de desarrollo de inversiones como respuesta a las reivindicaciones sociales de la población de la zona".
También ha hecho hincapié en que la región es zona prioritaria para la cooperación española, que en entre 2014 y 2016 dedicó a la región más de 28 millones de euros.
LAS DEUDAS HISTÓRICAS DE ESPAÑA
La situación del Rif la ha sacado a colación el portavoz de ERC, Joan Tardá, que ha aprovechado para recordar la estrecha relación del Rif con España y con el "republicanismo del Estado español". También ha dicho que España tiene aún "deudas históricas" con ese territorio, como el no haber reparado lo que ha llamado "el Guernica rifeño", el uso de armas químicas en la guerra colonial de 1921.
Tardá no ha vinculado las actuales revueltas del Rif a ninguna reivindicación nacionalista, sino que ha señalado que son tierras "históricamente un tanto marginadas por el Estado marroquí" y ha recordado las revueltas de 1958, de 1984 y 1987, así como la muerte de cinco jóvenes en Alhucemas durante las protestas de 2011.
Según su análisis, aunque a raíz del terremoto de 2004 parecía que la Administración marroquí iba a cambiar de política y a aumentar las inversiones, las nuevas protestas y reivindicaciones han dado lugar a "nuevas represiones". Tardá ha señalado que muchos de los "nuevos catalanes" de origen marroquí son rifeños.
Por parte de Unidos Podemos ha expresado su preocupación al diputada Ángela Ballester, que ha aprovechado para recordar que su propio partido es hijo de un movimiento social similar.
Desde el PSOE, Ignacio Sánchez-Amor ha advertido de que es "delicado" que haya aparecido en la prensa el nombre de España como el lugar donde se "fraguó un plan para desestabilizar", porque cree que eso podría generar "tensiones con el vecino del sur" aun sin que España tenga nada que ver con ello.
También desde Ciudadanos Fernando Maura ha opinado que sucesos como éste son un recordatorio de lo importante que es la estabilidad en los países que están tan cerca de nuestras fronteras.