Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La portavoz del Gobierno de Navarra, sobre los tartazos a Barcina: "Ni jaleé, ni ovacioné, ni aplaudí aquella acción"

La portavoz del Gobierno de Navarra, María Solana, ha afirmado que ni jaleó, ni ovacionó, ni aplaudió en su cuenta de Twitter los tartazos a la expresidenta del Gobierno foral, Yolanda Barcina, en el año 2011 y ha destacado que no considera que sea ella quien tenga que pedir disculpas.
"Ni jaleé, ni ovacioné, ni aplaudí aquella acción, quien quiera interpretar que asuma las consecuencias de su interpretación. No lo hice", ha señalado Solana en una comisión parlamentaria, a petición del PPN, en la que ha remarcado que "nadie va a poner en cuestión" su actuación "tanto en el plano personal, político y profesional" a lo largo de "toda" su vida frente a la violencia, "frente a todas las violencias, también la de ETA". "Lo he hecho siempre y lo seguiré haciendo", ha garantizado.
En su opinión, los tuits en relación a la agresión que sufrió Barcina "se han extraído en un momento determinado con un interés concreto y con una intención bien determinada, excluyendo algunos otros" y ha incidido en la idea de que no va a permitir que se diga que ella "haya defendido nunca ningún tipo de violencia".
"Nunca he tenido empacho en condenar agresiones sufridas en carne propia o solidarizarme con gente que las haya sufrido", ha señalado Solana, para manifestar que le da "mucha pena" que "se utilice y se recurra a estas cuestiones tan poco relevantes dándoles una dimensión que no le corresponde".
Ha criticado, además, que se haya querido hacer de todo esto "un intento de erosionar" su nombramiento como portavoz del Gobierno y "retorcer la realidad hasta extremos que no quiero reproducir aquí". En este sentido, ha lamentado lo que ha tenido que "leer, escuchar y soportar" hacia su persona a raíz de esta polémica.
UNA PORTAVOZ SIN CARTERA, "NI MÁS NI MENOS"
Por otro lado, sobre su nombramiento como nueva portavoz del Gobierno foral, María Solana ha remarcado que ella es "una portavoz sin cartera, ni más ni menos" y ha argumentado que lo importante no es el status administrativo del portavoz, sino que "se posibilite su presencia en las deliberaciones y toma de decisiones para trasladar los mensajes del Gobierno y hacerlo en dedicación exclusiva".
"Mi función será cumplir con mi obligación y con mi cometido, con la labor que me ha sido encomendada, informar cada vez que el Gobierno lo solicite de cada acto, posición, medida, propuesta o cuestión que el Gobierno considere de interés general", ha explicado.
Según ha afirmado, lo hará "en los distintos niveles previstos, es decir, de cara a la opinión pública a través de los medios, evidentemente no sólo los miércoles tras sesión de Gobierno; de cara a las fuerzas que componen el arco parlamentario navarro; y de cara a la sociedad navarra con el fin de acercar siempre que sea posible de primera mano a la ciudadanía las actuaciones de este Gobierno".
INTERVENCIÓN DE LOS GRUPOS
En el turno de los grupos parlamentarios, la representante del PPN Ana Beltrán ha deseado suerte a Solana en su nueva labor como portavoz y ha considerado que, al ser un cargo "tan importante, incluso beneficia que no lleve aparejada una cartera". Ha esperado, además, que su labor "no esté plagada de rectificaciones y desmentidos como ha habido en el primer año Gobierno". Sobre los tuits, ha señalado que con las palabras de Solana en sede parlamentaria es "más que suficiente".
En representación de UPN, Iñaki Iriarte ha considerado "poco afortunada" la primera reacción de Solana en Twitter sobre la agresión a Barcina, en vez de "resaltar la condena y marcar que quien utiliza esos medios violentos no puede compartir mis fines", y ha opinado que "debe una disculpa". Además, ha remarcado que "hay que reconocer que la agresión fue recibida con complacencia, sonrisas y parodias por muchos sectores que han apoyado al cuatripartito".
Desde Geroa Bai, Unai Hualde ha criticado que el presidente de UPN, Javier Esparza, "saliera como un torico a la prensa" a pedir el cese de María Solana como portavoz y ha calificado la polémica como "una burda manipulación debidamente utilizada para hacer daño". "Alguien tendría que pedir disculpas por todo esto y no es María Solana", ha sostenido. Sobre el nombramiento como nueva portavoz, lo ha considerado "procedente y oportuno".
Por parte de EH Bildu, Bakartxo Ruiz ha afirmado que "echa de menos a Esparza aquí y que venga a dar la cara", dado que él "pidió el cese y dijo que, si no se producía, tomaría las medidas oportunas". "La ironía se puede entender, respeto lo que se pueda pensar en torno a eso, pero se ha obviado que Esparza dio una rueda de prensa de urgencia. Si alguien debiera pedir disculpas es seguramente a quien se le calentó la boca en ese momento", ha alegado.
Por su parte, el parlamentario de Podemos Rubén Velasco ha defendido "la importancia de tener tiempo para la labor de portavocía" y ha destacado que "con intentar conseguir que la información sea veraz y comprensible ya merecerá la pena todo el esfuerzo". Sobre la polémica de los tuits, también ha cuestionado que se pidiera el cese de Solana y ha considerado que "podríamos estar haciendo otras cosas más interesantes" que hablar de unos comentarios de 2011.
Finalmente, José Miguel Nuin, de Izquierda-Ezkerra, ha deseado "un buen trabajo" a la nueva portavoz y, sobre los tuits de los tartazos a Barcina, ha remarcado que "nadie tiene elementos para tener ninguna duda sobre la posición del Gobierno de Navarra y la portavoz en el rechazo y condena de la violencia".