Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gibraltar acusa a España de disparar contra una embarcación que estaba pescando

El Gobierno de Gibraltar acusa a una embarcación del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) de "disparar cuatro veces" y "lanzar objetos que parecían ser ladrillos" a una embarcación de recreo que se encontraba pescando "en aguas territoriales británicas de Gibraltar". El Gobierno de España, en cambio, no considera que la persecución supusiera un "incidente" con Gibraltar ya que se produjo en aguas españolas, según informaron fuentes diplomáticas.

Según ha indicado en un comunicado la Oficina de Información de Gibraltar, el incidente se produjo el pasado sábado cuando dos hombres se encontraban a bordo de una embarcación de recreo registrada en Gibraltar. Los tripulantes de este barco informaron a la Royal Gibraltar Police de que la tripulación de la nave 'Aguila IV', perteneciente al Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) español, disparó cuatro veces en su dirección con una pistola.
Según indicaron, la nave española había ordenado a la embarcación de recreo que detuviera sus motores y al no obedecer la 'Aguila IV' maniobró a su alrededor. Asimismo, han acusado a la embarcación de Vigilancia Aduanera de intentar abordarla, por lo que emprendió una maniobra evasiva.
Durante este tiempo, según denuncian los tripulantes de la embarcación de recreo, la tripulación del SVA "disparó cuatro veces hacia el mar, cerca de la embarcación, además de lanzar objetos que parecían ser ladrillos". Así, tras contactar con la RGP, un agente subió a la embarcación, siendo escoltada hasta la Estación Marítima del Gobierno de Gibraltar.
Por su parte, Gibraltar ha señalado que no existe ninguna sospecha de que estuvieran llevando a cabo alguna acción ilegal, así como que contaban con todos los permisos de pesca necesarios.
El ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo, ha señalado que "se trata del tercer incidente protagonizado por el SVA en otras tantas semanas" y ha añadido que "esta incursión ilegal por parte del SVA en aguas territoriales británicas de Gibraltar representa una escalada extremadamente grave de las repetidas violaciones españolas de la soberanía británico-gibraltareña".
Para Picardo, "en esta ocasión no existe ninguna excusa relacionada con la defensa de la ley", ya que "las investigaciones confirman que el SVA disparó contra una inocente embarcación de recreo gibraltareña", por lo que "las autoridades españolas han puesto en peligro las vidas de civiles gibraltareños inocentes".
Picardo ha asegurado que "el Gobierno de Gibraltar no tolerará, bajo ninguna circunstancia, la intimidación ni el acoso a embarcaciones gibraltareñas en aguas territoriales británicas de Gibraltar" y ha señalado que están "trabajando estrechamente con el Gobierno del Reino Unido para tomar las acciones necesarias y apropiadas en respuesta a esta inaceptable amenaza".
Además, ha indicado que el Gobierno de Gibraltar ha cambiado la postura del Servicio de Aduanas (HM Customs) en el mar, de manera que "cualquier futura incursión similar del SVA recibirá una respuesta activa por parte del Servicio de Aduanas gibraltareño, que es el homólogo del SVA".
No obstante, ha manifestado que "nuestro objetivo continúa siendo mantener una cooperación adecuada" y que "cuanto antes adopten una actitud de cooperación similar las autoridades españolas, tanto mejor será para todos".
La respuesta española
El Gobierno de España no considera que la persecución de una embarcación el pasado sábado supusiera un "incidente" con Gibraltar ya que se produjo en aguas españolas, según informaron fuentes diplomáticas.
Fuentes diplomáticas españolas insisten en que no se trata de un "incidente" como tal, ya que se produjo sobre las "aguas adyacentes a Gibraltar, aguas que son españolas, que no han sido cedidas jamás al Reino Unido, ni en el Tratado de Utrecht ni en ningún otro momento".
Estas mismas fuentes explicaron que la embarcación del Servicio de Vigilancia Aduanera estaba "ejerciendo la jurisdicción española" en la zona en cumplimiento de la Ley "persiguiendo posibles delitos como se hace en aguas españolas".