Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Génova' estudia crear una nueva fundación tras romper con FAES o ampliar la de 'Humanismo y Democracia'

La dirección nacional del PP estudia la posibilidad de crear una nueva fundación tras desvincularse de la FAES que preside José María Aznar, si bien otra de las opciones que maneja el partido es ampliar o reforzar la fundación 'Humanismo y Democracia' que nació en 1977 y que está también ligada a la formación, según han informado fuentes 'populares'.
En 'Génova' aseguran que no les ha "sorprendido" la decisión de Aznar de renunciar a la presidencia de honor del PP porque, según alegan, es una "consecuencia lógica" tras el acuerdo firmado el pasado 3 de octubre por el que FAES se desvinculaba del PP y todos los políticos en activo dejaban de formar parte del patronato de la fundación. Según añaden, lo que no tiene sentido es que el expresidente no se aplique esa norma que se ha impuesto a los demás.
En esta nueva tesitura, y con FAES 'privatizada' a partir del 1 de enero de 2017, la dirección nacional del PP no descarta crear otra fundación política, ya que no quiere desaprovechar los fondos públicos que perciben las fundaciones vinculadas a los partidos políticos, han reconocido las mismas fuentes.
Según consta aún en su web, FAES recibe fondos públicos a través de las convocatorias que realizan los Ministerios de Cultura y de Asuntos Exteriores, al tiempo que ingresa aportaciones privadas, tanto de particulares como de empresas "cuya transparencia está garantizada con el cumplimiento de los requisitos establecidos en la legislación vigente".
En 2015, y según datos de la fundación, recibió por subvenciones, donaciones y legados un total de 1,95 millones de euros y por promociones, patrocinios y colaboradores, 164.500 euros. Las cifras de ingresos han ido descendiendo en los últimos años, porque en 2009 llegaba a los 4 millones en subvenciones y a 1,6 millones anuales por patrocinios.
HUMANISMO Y DEMOCRACIA, UNA ONG
Otra de las posibilidades que está encima de la mesa es la de ampliar las funciones de la fundación 'Humanismo y Democracia' que preside el exdiputado y secretario general del Instituto Cervantes, Rafael Rodríguez Ponga. De hecho, forman parte de su patronato varios diputados y exdiputados del PP como José Ramón García-Hernández, Verónica Lope, Eugenio Nasarre, Valentina Martínez o Ignacio Uriarte, entre otros.
Esta es una opción que ha estado encima de la mesa desde que a principios de octubre FAES anunció que dejaba de estar vinculada al PP y que, por tanto, renunciaba a partir del 1 de enero de 2017 a las subvenciones públicas que recibía hasta ahora como fundación vinculada a un partido político.
Sin embargo, fuentes del PP consultadas en ese momento por Europa Press reconocieron que era complicado que la fundación Humanismo y Democracia pudiera sustituir a FAES, dado que tiene carácter de ONG. En sus página web se define como "una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que sirve a un interés general" que trabaja "por la erradicación de la pobreza principalmente en América Latina" y "dedica también una especial atención al vínculo entre cooperación al desarrollo y los fenómenos migratorios".
MAYOR CONTROL DE LAS FUNDACIONES
En los últimos años se han endurecido los controles sobre las fundaciones vinculadas a los partidos, tanto en la reforma de la Ley de Partidos como en la nueva Ley de control económico-financiero aprobada hace un año, que impone más requisitos de transparencia y de democracia interna.
Así, en esta última norma si ya se les obligaba a informar al Tribunal de Cuentas de las donaciones que reciben, se pretende ahora que todos sus ingresos sean examinados por el Tribunal de Cuentas (incluyendo los convenios con entes públicos) y que la institución fiscalice también los gastos derivados de subvenciones públicas; además, las fundaciones deberán someterse a una auditoria externa cada año cuyos resultados habrán de ser publicados en su web.