Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat cifra en 9.300 millones el coste de los "incumplimientos" del Estado

El Gobierno catalán ha cuantificado en 9.375,7 millones de euros los "incumplimientos" del Gobierno con la Generalitat a día de hoy, según su informe 'La deslealtad del Estado respecto a Catalunya. Balance de Situación', que este martes ha analizado el Consell Executiu.

El documento pone de manifiesto que "la cronificación de una actuación desleal por parte del Estado comporta una vulneración directa del principio constitucional de igualdad de todos los ciudadanos", ha asegurado en rueda de prensa el consejero de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs.

De esta cantidad, 5.748 millones son deudas pendientes en infraestructuras; 672,6, fruto de la reducción de ingresos finalistas procedentes del Estado; 1.715,2, por medidas que ha dictado el Gobierno central y que suponen un incremento del gasto por parte de la Generalitat; y 1.239,9, fruto de medidas estatales que implican un decrecimiento de los ingresos del Govern.

Esta deuda tiene varias vías de origen: los recortes que desde 2010 ha ido haciendo el Estado y que han repercutido a las arcas autonómicas y el incumplimiento del sistema de financiación pactado en 2009 y de la disposición adicional tercera del Estatut, que establecía que la inversión del Estado hasta 2014 en obras públicas catalanas debe equipararse a la contribución que hace Cataluña al Producto Interior Bruto (PIB) de toda España.

"La deslealtad institucional practicada por el Estado español tiene como principal consecuencia directa para la ciudadanía el incremento de desigualdades y la discriminación entre los ciudadanos por razón del territorio donde viven", concluye el informe.

"Esto es como si un tren nos hubiese pasado por encima", ha destacado Homs, que ha asegurado que el PP y el Gobierno central deberían ser coherentes y al igual que ellos piden cumplir con la Constitución en el debate soberanista, tendrían que velar por el respeto a la ley y pagar a Cataluña lo que le toca.

"¿No dicen cada día que las leyes están para cumplirlas, y que el diálogo sólo se puede practicar desde el cumplimiento de la ley? Pues que empiecen", ha asegurado.
No solo números

El informe también critica la actitud del Gobierno hacia la lengua, la educación y la cultura catalanas, y enumera diferentes ejemplos: no hay voluntad de reconocer la diversidad lingüística en las Cortes, el Parlamento Europeo y otras instituciones internacionales; la 'Marca España' no proyecta una imagen de la pluralidad que hay en el Estado y se ha aprobado la nueva ley orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) que el Govern rechaza frontalmente.

Otro ejemplo es el presupuesto que el Estado destinará a cultura en 2014: la Comunidad de Madrid recibirá el 42% del presupuesto, y Cataluña el 6,4%, y en 2011 Madrid representaba el 35% y Cataluña el 11%.

"Ya se ve dónde están las prioridades", ha asegurado Homs, que ha lamentado que estén paralizadas los órganos bilaterales con el Estado y también el traspase de nuevas competencias, entre ellos el de becas, pendiente desde los años 90.