Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón, candidato de Izquierda Unida, apuesta por "limar diferencias" con Podemos

Garzón, candidato de Izquierda Unida, en A CoruñaEFE

Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, ha apostado por "limar" y "salvar" diferencias con Podemos de cara a las próximas elecciones, logrando así una candidatura de unidad popular. Garzón dice que  se debe escuchar el "clamor de la calle" a favor de la "unidad popular", y asegura que esta unión es necesaria, o seguirán gobernando PP y PSOE.

El candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno central, Alberto Garzón, ha apostado por "limar" y "salvar" las "diferencias" entre su formación y la de Pablo Iglesias para lograr configurar una candidatura de unidad popular de cara a las elecciones generales. "Lógicamente hay diferencias, nosotros entendemos que hay que salvarlas, que hay que limarlas", ha defendido Garzón en declaraciones a los medios, tras mantener un encuentro con la Marea Atlántica en A Coruña.
Tras ser preguntado por la negativa de Pablo Iglesias a crear una candidatura única de izquierda, Garzón ha opinado que es el "dialogo" lo que "va a permitir" que IU y Podemos se "pongan de acuerdo". De hecho, para argumentar esta opinión, el diputado de IU se ha referido a la "experiencia" del 24-M, en donde la "inteligencia política" permitió superar la "dificultad" de configurar candidaturas de unidad popular. "No consideramos otra hipótesis distinta que la de conseguir una candidatura de unidad popular", ha aseverado con respecto a los comicios generales.
Así, considera que, en caso de ir por separado, IU obtendría un resultado "suficiente" para configurar "grupo parlamentario", mientras que el de Podemos sería "excelente". "Pero insuficiente para cambiar el país", ha precisado, justo antes de vaticinar que "seguirían gobernando PP y PSOE".
Por todo ello, ha apostado por escuchar el "clamor de la calle" a favor de la "unidad popular" para superar las "dificultades y diferencias entre dirigentes", además de solicitar "altura de miras", no solo de cara a los próximos comicios generales, sino en lo que respecta a las "próximas generaciones".
Y es que Garzón considera que "la marca es secundario": "Las candidaturas de unidad popular, aunque tengan nombres diferentes, son reconocidas parte del mismo proceso por parte de la gente. En A Coruña, es Marea Atlántica; en Compostela, Compostela Aberta; y en Ferrol, Ferrol en Común", ha explicado, para luego zanjar que la marca no le "preocupa".
Aprender del 24-M
Garzón ha hecho hincapié en la necesidad de "aprender" de las experiencias del 24-M para construir una candidatura de unidad popular el próximo mes de noviembre que pueda tener "el mismo éxito" que Marea Atlántica, con la que se ha reunido este sábado, ha tenido en A Coruña. Y es que, para el diputado de IU, el objetivo es que dicha candidatura llegue a gobernar en España para "revertir las reformas regresivas de PP y PSOE" y "ayudar a pueblos hermanos" como el "griego".
Para Garzón, las elecciones generales son "muy importantes", al jugarse en ellas "la forma de vivir para las próximas décadas" y no sólo "un número determinado de diputados". Por ello, a pesar de tener "apenas cinco meses mal contados", el diputado de IU apuesta por "mucho diálogo" para "poner en marcha" una "candidatura hipotética de unidad popular".
Así las cosas, ha defendido un "acuerdo programático de mínimos" en esta hipotética candidatura de unidad popular que, a juicio de Garzón, puede ser "ilusionante" y "devolver" el Gobierno central "a la gente". "Nos vamos a dejar la piel", ha asegurado.
Con todo, Garzón ha hecho hincapié en que, desde IU, no quieren "una sopa de siglas" para concurrir a los comicios generales, sino una candidatura de unidad popular con "protagonismo ciudadano", en donde los partidos políticos jueguen un "rol importante" para "facilitar" su construcción.