Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García-Page apela a la unidad de España como "seña de solidaridad" y rechaza el "egoísmo" de los que quieren "rapiñar"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha defendido la unidad de España como seña de igualdad y solidaridad entre sus diferentes territorios y ha rechazado tanto "el egoísmo individual" de quienes quieren "rapiñar o tener más que el resto en momentos en que se necesita más la solidaridad", como el egoísmo "de quienes territorialmente quieren ser más que otros".
"Estamos en el corazón de España y tenemos a España en el corazón. No se puede dudar de lo que somos ni de quiénes somos", ha defendido García-Page en su discurso de Año Nuevo.
En este punto, ha mostrado su compromiso de defender desde su cargo como líder del Ejecutivo autonómico "la unidad de los españoles". "Porque es la inmensa mayoría la que piensa como yo en esta tierra, ha remarcado, recordando que los castellano-manchegos "son depositarios de la cultura ahora más pujante y más potente de todo el mundo, como es la cultura española".
Una región que, desde que tiene autonomía, "ha consolidado la sanidad, la educación, los servicios sociales y ha cambiado como nunca en su historia" y que, como España, "ha crecido mucho en los últimos años" y "lo ha hecho a pesar de la crisis, pero también en igualdad".
"Los que creemos en la igualdad, hoy estamos obligados más que nunca a defender la unidad. Unidad e igualdad van de la mano", ha subrayado.