Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ganadores, pero sin tiempo para celebraciones

Unas horas después de ganar las elecciones, Rajoy trabaja en su nuevo Ejecutivo

La crisis y la delicada situación económica no admiten celebraciones de ninguna clase. Ni siquiera de la mayoría absoluta más amplia de toda la historia del PP. Mariano Rajoy, el hombre al que los españoles le han confiado la salida de la crisis, no se ha dado tregua alguna. A unas horas de ganar las elecciones, el nuevo presidente del Gobierno se ha puesto manos a la obra en su despacho de Génova. El nuevo Ejecutivo no se constituirá hasta finales de diciembre pero el futuro presidente quiere actuar como tal desde ya aunque sea todavía bajo la sombra del Ejecutivo en funciones.
No hay tiempo que perder. El propio Rajoy se apresuró a dejarlo claro en campaña y lo reiteró en su primer discurso como presidente electo.
"Las cosas no se arreglarán de la noche a la mañana. El lunes no se amanecerá con todo en orden por arte de magia", aseguró el líder del PP en un acto electoral.
Unas horas después de asumir l a mayor victoria del PP en toda su historia, Mariano Rajoy ha tomado las riendas y se ha puesto a trabajar pensando en la difícil tarea para la que ha sido encomendado.
Sin tiempo para la celebración, Rajoy se ha encerrado en su despacho de la calle Génova y se ha centrado en fijar las líneas de actuación de su nuevo Gobierno, las medidas que hay que tomar para hacer frente a la situación y las decisiones que hay que adoptar para afrontar la difícil coyuntura actual.
Un mes, mucho tiempo para Rajoy
Rajoy es consciente de la importancia de su nuevo Ejecutivo. Por ello, desde el PP se ha instado a que se aceleren todo lo posible los plazos para el traspaso de poderes. Sin embargo, la ley es la que es.
El Real Decreto 1329/2011 establece que las Cortes se constituirán el próximo 13 de diciembre, con lo que el debate de investidura del nuevo presidente no puede celebrarse hasta una semana después.
Con todo, las previsiones son que el nuevo Gobierno asuma sus poderes no antes del 20 de diciembre.
Por ello, Rajoy trabajará junto a su gabinete de confianza e irá formado el nuevo Ejecutivo bajo la sombra del Gobierno en funciones, vigente hasta la formación de las Cámaras.
Además, irá sentando las bases en Europa para cuando sea oficialmente presidente del Gobierno. Así, lo previsible es que acuda a la reunión de líderes populares que tendrá lugar en Marsella el 7 y 8 de diciembre para preparar la cumbre de la UE que se celebrará un día después en Bruselas.
A dicha reunión todavía acudirá como presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, pero Rajoy quiere estar presente y comenzar así su proyección en el exterior como nuevo máximo responsable del Ejecutivo español.