Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón dice que el aforamiento no es necesario para las instituciones

Alberto Ruiz-GallardónEFE

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha remarcado que sigue pensando que el aforamiento "no es un privilegio" pero, eso sí, coincide con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en que "no es un instrumento necesario" para el funcionamiento de las instituciones.

Gallardón ha respondido así durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso a la pregunta que le ha dirigido la diputada de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) Irene Lozano, quien ha censurado una vez más que desde el Gobierno se siga defendiendo que los aforamientos de los cargos políticos no son un privilegio pese a suponer, según sus palabras, "una protección de carácter integral".
El titular de Justicia ha confirmado que no sólo sigue pensando que el aforamiento "no es un privilegio", sino que, además, puede significar un "perjuicio" porque al ser el Tribunal Supremo el encargo de juzgar una condena penal, "se pierde el derecho a la segunda instancia".
EL NÚMERO DE AFORADO ES "EXCESIVO"
Ahora bien, Gallardón ha remarcado que, "no siendo un privilegio", coincide con el Consejo del Poder Judicial en que el número de aforados existente en nuestro país es "excesivo" y que, por tanto, hay que reducirlo, y en que esta figura jurídica no es necesaria para el funcionamiento de las instituciones.
En su réplica, la diputada magenta ha advertido al ministro de que va a tener "muchas dificultades" para limitar el número de aforados porque dentro de su partido hay dirigentes, entre los que ha citado a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, que están en contra de limitación alguna.
Por ello, Lozano cree que el anuncio del ministro de reducir la actual cifra de aforados, además de suponer un cambio de opinión, será "una nueva promesa abortada y un nuevo barullo de los que se suele cometer desde su Ministerio".
Pero, además, a su juicio, será una "sinvergonzonería", como ha asegurado el portavoz de la asociación de jueces Francisco de Vitoria, permitir que pervivan sólo los aforamientos políticos. "Eso no será una medida de regeneración democrática, sino una nueva degeneración de la democracia", ha concluido.
NO EXISTEN CONTRADICCIONES EN EL PP
En su turno, el titular de Justicia ha querido dejar claro que no existe ninguna contradicción en este sentido con Cospedal, y ha remarcado que el blindaje del aforamiento está en la Constitución y que, como tal, no se puede por ley orgánica limitar lo que dice la Carta Magna.
Y, a renglón seguido, ha recomendado a la diputada de UPyD que evite los "ataques personales" por haber cambiado de opinión en relación con este asunto y le ha recriminado que ella misma lo ha hecho con su compañero de partido y eurodiputado Francisco Sosa Wagner, a quien criticó su "mezquindad" por la forma en la que expresó sus críticas a la dirección del partido, palabras que luego rectificó.
"Como decía Keynes, si cambian las circunstancias ¿por qué no voy a cambiar?. Usted misma ha cambiado de opinión porque estoy seguro que o sigue pensando que aquellos compañeros de partido de los que discrepa son por el hecho de serlo unos mezquinos. Usted rectifico y yo se lo agradezco", ha concluido.