Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón cree que el PP se ha avergonzado de defender en público algunos de sus principios en busca de mayorías

El exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón cree que el centro-derecha, en el que se sitúa su partido, el PP, ha llegado en el pasado a "sacrificar la proclamación" de algunos de sus principios ideológicos en busca de mayorías electorales que le llevaran al Gobierno, un "miedo a la definición" a su juicio provocado por la izquierda desde la transición.
"Hemos estado en los últimos años escondiendo, avergonzándonos, de proclamar aquello que en realidad pensamos", ha dicho en un coloquio organizado por la fundación FAES compartido con el también exministro Josep Piqué y con la economista Rocío Albert.
Ruiz-Gallardón ha hecho esta reflexión a propósito del resurgimiento del interés por las ideologías que se ha producido en España, donde hay más interés por la política y han surgido partidos nuevos. Una de las causas, ha dicho, es el "miedo a la definición ideológica" vivido en el centro-derecha en el pasado, en aras a ampliar la base electoral para ganar el gobierno.
"Se pensaba que se podía sacrificar la proclamación de los principios para alcanzar el Gobierno. Eso lo hemos vivido y muy especialmente en el centro derecha: ha acusado una estrategia de la izquierda sin duda inteligente, pero a mi juicio no legítima", ha dicho.
También ha dicho que ese centro-derecha pensó que sólo con la gestión se podía lograr el apoyo mayoritario en las urnas, pero que hoy hay que lograr que los votantes se sumen a un proyecto compartido, además de ofrecer "gestión eficaz". Entre otras cosas, porque las formaciones populistas, ha dicho, intentan seducir a los ciudadanos por la vía emocional.
Estos populismos, ha agregado, han afectado también en gran medida al PSOE --"la socialdemocracia"--, al que le "roban la emoción, la identificación de unos sentimientos", pero al que también ha culpado de haber abandonado "una de sus banderas, la de España", cuando ha sido el único partido que lleva la inicial del país, la E, en su propio nombre.