Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gabilondo, candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid

Ángel Gabilondo en la sede dl PSOE en Ferrazcuatro.com

El exministro de Educación Ángel Gabilondo ha sido ratificado por unanimidad por la Comisión Federal de Listas del PSOE como el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid para las próximas elecciones autonómicas de mayo.

"Se ha aprobado por unanimidad de los asistentes y en la propuesta va incluida la decisión de una mayoría de asambleas de Madrid. 117 de 138 han propuesto a Ángel Gabilondo en exclusiva, y en 132 de las 138 iba el nombre de Ángel Gabilondo en las propuestas", ha asegurado el secretario general del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, en declaraciones.
La propuesta de Ángel Gabilondo ha resultado la más votada en el conjunto de asambleas que se han celebrado entre el miércoles y el viernes en las distintas agrupaciones socialistas de la región, si bien se han producido debates por la decisión de la comisión gestora que dirige la federación madrileña de llevar a cabo este nuevo sistema de elección de candidato, ignorando los resultados de las primarias donde Tomás Gómez fue elegido como tal.
Además del propio Gabilondo, sólo se ofreció públicamente para asumir el papel de candidato a la presidencia regional el concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid Pedro Zerolo, quien ya ha mostrado en Twitter su apoyo al vencedor. Por su parte, la presidenta del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid, Amparo Valcarce, quien se presentó en un primer momento para el cargo, decidió retirar su candidatura antes de las asambleas asegurando que no iba a participar en un proceso donde "no haya igualdad de oportunidades" y no se respeta el principio de "un militante, un voto".