Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Granados destaca desde la cárcel que ha "luchado" mucho por Valdemoro

El juez niega la libertad a GranadosEFE

El exsecretario general del Partido Popular (PP) de Madrid y presunto cerebro de la trama de corrupción Púnica, Francisco Granados, destacó en tres cartas escritas desde la cárcel de Estremera (Madrid), en la que se encuentra recluido desde el pasado 31 de octubre por orden del juez Eloy Velasco, que ha "luchado" mucho por Valdemoro.

En las misivas, que forman parte del sumario del 'caso Púnica', al que ha tenido acceso Europa Press, el exdirigente 'popular' traslada sus "sentimientos" a María del Carmen Arcas, secretaria personal de Granados hasta hace tres años y persona de su máxima confianza en el consistorio que gobernó y en la Comunidad de Madrid.
Arcas, que está imputada en el procedimiento, revela estos datos en la declaración ante la Guardia Civil que realizó el pasado 23 de abril, en la que negó haber accedido al registro del Ayuntamiento para destruir varias cajas de documentos, como denunció por escrito la archivera municipal, que asistía a un curso cuando ocurrieron estos hechos.
Preguntada por este episodio, que se produjo el 28 de octubre pasado --un día después de que la Guardia Civil registrara el Ayuntamiento de Valdemoro por orden del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco--, la secretaria de Granados admite que accedió a las instalaciones del Archivo General pero asegura que "no destruyó nada".
"LIMPIAR LA BASURA DEL SUELO"
Lo que hizo, según la versión que dio a la Guardia Civil, fue ordenar a dos empleados municipales que limpiaran los "papeles" y la "basura" que "había por el suelo". "Eran fotocopias, lo que había tirado la Guardia Civil y papeles y envoltorios del McDonald's", explica.
En un momento del interrogatorio, los agentes del instituto armado preguntan a la empleada municipal si considera "lógico" destruir documentos "el día después de un registro en dependencias municipales". "Era basura que estaba por el suelo y era lógico limpiarla", replica entonces.
Los investigadores también intentaron averiguar si la secretaria de Granados solicitó las llaves del archivo acompañada por un policía local, que resultó ser su yerno, Juan Antonio Hervias, y "mintiendo sobre la autorización" para acceder a las instalaciones. En este punto, asegura que ella no mintió y que su familiar estaba allí "por casualidad" y porque "fue a verla". También reconoce que su pareja durante 14 años, Alberto Albacete, es jefe de la Policía Local de Valdemoro.
DESTRUCTORA DE DOCUMENTOS
La secretaria de Granados también negó durante su declaración haber ordenado el traslado de una destructora de documentos, como sospecha la Guardia Civil, y dijo no haber recibido instrucciones de "una tercera persona" para ello. De igual modo, asegura que, tras ser nombrado consejero de la Comunidad de Madrid en 2003, Granados tuvo "muy poca relación" con el consistorio.
Sobre su forma de acceder al Ayuntamiento, explica que lo hizo en 1995 tras una selección de personal en la que fue asignada al Grupo Popular de Valdemoro. Tras las elecciones pasó al puesto de administrativa y después fue responsable de las secretarias del Gabinete del Alcaldía. En este contexto, asegura que su contratación como personal laboral no estuvo influida por la relación personal que su hermano Andrés tenía con Granados.