Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Camps y Costa son absueltos en la misma causa en la que Campos y Betoret aceptaron ser condenados

Campos y Betoret habían aceptado una condena de conformidad de la misma causa

Betoret: "Encantado. Como siempre, a pagar los platos pocarropa"

La decisión del jurado popular de absolver al expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps y al ex secretario general del PPCV y diputado en las Corts, Ricardo Costa, del delito de cohecho impropio pasivo en la 'causa de los trajes' derivada del 'caso Gürtel' del que eran acusados, deja la paradoja de la condena al exvicepresidente del Consell Víctor Campos y el que fuera responsable de Protocolo de la Diputación de Valencia y ex jefe de Gabinete de la Conselleria de Turisme, Rafael Betoret, quienes aceptaron pagar una multa por los mismos hechos por conformidad.
Así, mientras que seis hombres y tres mujeres han decidido por cinco votos a cuatro que Camps y Costa no son culpables, las circunstancias que han rodeado este proceso, que se inició en febrero de 2009 cuando la Policía registró la sede de la empresa Orange Market en Valencia, vinculada a la trama Gürtel, llevaron a Campos y Betoret a declararse culpables y a aceptar una multa que quedó en 9.600 euros.
El pasado mes de octubre de 2011, el magistrado-presidente del tribunal del jurado, Juan Climent, ordenó ejecutar sus sentencias, que se han llegado a leer en esta vista, en la que ambos condenados han declarado como testigos.
En el caso de Campos, ordenó cobrar la multa de 9.600 euros y 5.529 más correspondientes al equivalente del decomiso de los trajes. En relación con Betoret, igualmente decidió el cobro de la multa y que entregara las prendas recibidas. Posteriormente, y una vez entregadas, preguntó a las partes qué destino consideraba que se debía dar a los trajes.
El exvicepresidente del Consell aseguró, en su declaración como testigo ante el tribunal del jurado, que pensaba que los que habían sido cuatro acusados en el procedimiento --él, Camps, Costa y Betoret-- iban a firmar el escrito de conformidad con las acusaciones y habló de ello con el propio Camps, pero no con Costa.
"Entendía que habíamos quedado los cuatro y que era la única acción válida y segura y que ahí se acaba con todo este proceso extraño y cargado de un tufo político tremendo", dijo en ese momento. De hecho, el abogado de Camps, Javier Boix, tuvo unas palabras de reconocimiento hacia Campos en la exposición de su informe y negó que hubiera actuado "con la más mínima cobardía" si no movido "por las circunstancias".
En esta línea, y ante la lectura de las conformidades expuestas en la sala, consideró que sería un "fraude procesal" usarlas en este procedimiento. Por su parte, Betoret se acogió a su derecho a no contestar a las preguntas formuladas porque está imputado a la causa vinculada a la financiación irregular, también derivada de Gürtel.
Betoret "encantado" con la sentencia
Rafael Betoret, que se declaró culpable por la causa de los trajes, ha dicho que está "encantado" con la sentencia que ha declarado no culpables al ex presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y al exsecretario general del PPCV, Ricardo Costa, en este misma causa, aunque ha lamentado que "como siempre, a pagar los platos pocarropa".
Betoret, exjefe del gabinete de Turismo, que junto al ex vicepresidente del Consell, Víctor Camps, fue uno de los cuatro imputados por la causa de los trajes.
Los cuatro imputados en la 'causa de los trajes' habían pactado acudir al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para reconocer su culpabilidad y admitir que recibieron regalos de la trama corrupta. Sin embargo, al última hora el ex presidente Camps se echó para atrás y tras él, Ricardo Costa, cuando Campos y Betoret ya habían presentado su escrito de culpabilidad.
Así, a ambos se les condenó a pagar 9.600 euros cada uno, además de a entregar las prendas de ropa regaladas por la trama o su valor.