Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía pide este jueves 5 años de cárcel para un miembro de una red de blanqueo que financiaba a las FARC

La Audiencia Nacional juzga este jueves a un hombre acusado de blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas cometido por una organización afincada en España que lo utilizaba para financiar la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La Fiscalía pide para el acusado, Francisco Camargo Ramírez, cinco años de prisión y multa de seis millones de euros.
El Ministerio Público considera a Camargo Ramírez miembro de la red que lideraba la ya procesada Jenny Alexandra Fasce Schumacker y que estaba dividida a su vez en otras siete organizaciones, cada una dedicada a una tarea con el objetivo final de blanquear capitales procedentes del narcotráfico que luego enviaban a Colombia o Ecuador para financiar a la guerrilla. De esta red ya han sido juzgados 45 de sus miembros.
Según el escrito de la Fiscalía, el acusado, conocido en la organización como 'Mario', contactó en marzo de 2009 con otro hombre, José Joaquín Marín Guevara, quien se desplazó al domicilio del primero para "recoger un paquete con una cantidad de dinero indeterminada procedente del tráfico de drogas".
Un mes después, Camargo Ramírez viajó a Colombia vía Venezuela, desde donde llamó por teléfono a su mujer, María Ruth Sánchez Díaz --juzgada y absuelta por estos hechos-- para que procediera a efectuar una entrega de dinero en una cantidad indeterminada entre los 1.000 y los 2.000 euros que ella recogió tras establecer "los contactos necesarios con las personas que le indicó su marido.
En los registros practicados a numerosos miembros de la organización, la Policía encontró en el domicilio que Camargo Ramírez y su mujer compartían en Madrid sustancias estupefacientes, gatos hidráulicos, mascarillas, bolsas de envasado al vacío, botes de acetona y una balanza de precisión.