Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía eleva a definitiva la petición de 718 años de prisión para dos etarras por un atentado en Madrid en 2005

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha elevado a definitiva la petición de 718 años de prisión para los miembros de la banda terrorista ETA Liher Rodríguez Aretxalabeta y Alaitz Aramendi, ambos acusados de los delitos de intento de asesinato y estragos terroristas al hacer explosionar una furgoneta bomba el 25 de mayo de 2005 en Madrid.
El juicio que se ha celebrado esta semana contra los dos etarras en la Audiencia Nacional ha quedado visto para sentencia y la fiscal ha confirmado las penas de prisión para cada uno de ellos por los delitos de intento de asesinato y estragos terroristas.
Tal y como ha recordado la representante del Ministerio Público, la explosión de la furgoneta dejó cerca de 50 heridos -una docena de ellos agentes de fuerzas y cuerpos de seguridad-- e importantes daños materiales en edificios de las inmediaciones.
En la primera jornada del juicio celebrada el miércoles, los dos etarras, condenados ya por los tribunales franceses, sólo contestaron a las preguntas de sus abogados y negaron rotundamente su participación en el atentado e, incluso, aseguraron que no coincidieron en las fechas en que tuvo lugar la explosión.
Rodríguez Aretxalabeta ya fue sentenciado a cinco años de prisión por los tribunales galos, condena que ya cumplió, mientras que Aramendi -miembro del comando que atentó en la T4 del aeropuerto de Barajas-- cumple en la actualidad condena de 18 años de prisión en Francia.