Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía pide cinco años de prisión para un musulmán converso por enaltecer el terrorismo y tener armas prohibidas

La Fiscalía solicita cinco años de prisión para Abdallah Leo Angulo, cuyo nombre original hasta su conversión a la religión islámica era Andrés, por enaltecimiento del terrorismo por justificar y ensalza el extremismo y la violencia de grupos terroristas en las redes sociales y por tenencia de armas prohibidas.
La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional celebra este jueves el juicio contra esta persona que compartió en las redes sociales que "la lucha armada es imprescindible para avanzar": "La lucha armada no nos gusta a nadie, la lucha armada es desagradable, dura, a consecuencia de ella se puede morir, se ve uno obligado a matar, endurece a la persona, le hace daño, pero la lucha armada es imprescindible.
Por comentarios como éstos, el Ministerio Público solicita la pena de dos años de prisión e inhabilitación absoluta de ocho años por enaltecer el terrorismo. Según dice el escrito de acusación de la Fiscalía, Leo Angulo tenía una "importante actividad" en las redes sociales y compartía contenido muy variado --fotos, artículos, comentarios y vídeos-- prácticamente a diario relacionados sobre temas religiosos, la mayoría sobre el fundamentalismo musulmán, políticos y conflictos sociales".
De este contenido se extrae, dice el fiscal, "una clara justificación y ensalzamiento del extremismo y violencia terrorista", tanto de ámbito yihadista como a grupos terroristas como ETA, GRAPO y Bader Meinhof. "Visto lo visto, todo lo que hacen países bajo el nombre de la 'democracia' si pudiera elegir entre eso y 'terrorismo' (llamado así por los demócratas) yo me quedo con el terrorismo", dice uno de los mensajes que publicó el 13 de junio de 2013.
En octubre de ese mismo año, compartió un enlace de una página de internet en que, según explica el fiscal, se ensalza el papel de Ulrike Meinhof, presunta cabecilla de la Fracción del Ejército Rojo que actuaba en Alemania durante la posguerra.
También publicaba vídeos y textos en los que defendía la actuación de Al-Qaeda y difundía los comunicados de sus líderes. Así, se puede apreciar en un vídeo en árabe que compartió en octubre de 2013, en el que aparecía Cheij Muhammad Al Arifi, teólogo islamista, dando un discurso en el que justifica que los "musulmanes luchen por otros hermanos que están pasando dificultades (como en Siria) tanto con el corazón, con las armas, con el dinero, etc.", señala el representante de la Fiscalía en su escrito.
REGISTRO DE SU DOMICILIO
La Fiscalía también pide tres años de cárcel por la tenencia de armas, accesoria consistente en inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena, ya que en el registro de su vivienda se encontraron armas prohibidas.
Entre ellas, se incautaron un revolver de gas comprimido, seis bombas de dióxido de carbono --tres de ellas vacías de contenido-- para el uso de un subfusil de sofá-air propulsor de proyectiles esférico de plástico y una pistola de aire comprimido para el lanzamientos proyectiles esféricos metálicos --para las que se necesitan un permiso tipo 'A' que el acusado carecía--.
También, una defensa de piel negra de 62 centímetros y unos munchacos, considerados armas prohibidas para particulares, aunque su tenencia sólo se sanciona administrativamente.
Asimismo, el Ministerio Fiscal añade en el escrito que el acusado tiene una licencia de armas tipo 'C' y había recibido un curso sobre manejo de armas y explosivos, debido a que en ocasiones desempeñaba la función de vigilante jurado. No obstante, este permiso fue retirado en diciembre de 2014 con motivo de esta causa.