Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior anuncia una comisión con Marruecos para agilizar las devoluciones de inmigrantes

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado que constituirá en Tánger una comisión mixta hispano marroquí para "impulsar" el acuerdo de readmisión de inmigrantes que España mantiene con el reino alauí.  y "resolver las cuestiones litigiosas que se deriven de la aplicación" del mismo. El titular de Interior, además, ha avanzado otras medidas para para conseguir "el blindaje de la fachada mediterránea" frente a la inmigración.

El titular de Interior, que visita por primera vez Ceuta tras la tragedia que se cobró 15 vidas el pasado febrero en las inmediaciones del espigón marítimo fronterizo del Tarajal, en rueda de prensa en Ceuta, ha avanzado la adopción de otra serie de medidas, como reforzar el perímetro fronterizo y destinar más efectivos para conseguir "el blindaje de la fachada mediterránea" frente a la inmigración como se hizo con "el blindaje de la fachada atlántica" que redujo la llegada de cayucos.
Sobre la devolución al reino alauí de los inmigrantes que consiguen alcanzar territorio español, como los 23 que llegaron a la playa de El Tarajal el 6 de febrero cuando otros 15 perecieron en el intento y que fueron entregados a los gendarmes por una puerta del vallado, el ministro ha asegurado que en España "la devolución en caliente no existe", retomando el argumento de que si no se ha superado a la Guardia Civil, no se ha entrado en el país.
"Si por devolución en caliente entendemos que una persona que acaba de entrar ilegalmente en nuestro país y está junto al perímetro fronterizo y al margen de lo establecido en la legislación de extranjería se le devuelve al país del que procedía eso no existe, y si se hace, es irregular", ha señalado.
Según ha dicho, "hay que tener muy claro que para devolver a una persona al país del que procedía tiene que haberse producido que haya entrado en nuestro país" y "si la Guardia Civil lo impide, no se produce una devolución porque no ha entrado". "España no hace las llamadas devoluciones en caliente. Otra cosa es que personas que no han podido entrar como pretendían ilegalmente en nuestro país pues estén en el país del que procedían", ha reiterado.
Rechaza una comisión de investigación porque lo que quieren es "desgastar al Gobierno"
En cuanto a la tragedia en sí, el ministro ha recordado que está a cargo un juzgado y ha declinado por ello, pronunciarse de nuevo. "Respetamos absolutamente la actuación judicial y colaboraremos en todo lo que se nos demande por parte de la misma", ha señalado.
Fernández Díaz ha dicho que es "consciente de la presión migratoria existente y de la presión política que existe desde diversos medios y con distintos intereses", pese a lo cual "el compromiso del Gobierno de España con la impermeabilización de las fronteras no se va a modificar", y ha llamado a un pacto de Estado en materia de inmigración, que saque estas cuestiones del intercambio partidista.
En esta línea, ha afirmado que el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero le llamó por teléfono y le habló "en estos términos", pero "haría falta que su partido le hiciera caso y tratase la inmigración como lo que debe ser, un tema de Estado".
"Habría que preguntarle al PSOE, que ha pedido una comisión de investigación en el Congreso, por qué no la aceptaron cuando ellos gobernaban y se enfrentaban a hechos similares", ha señalado en relación al veto del PP a la celebración de la citada comisión, para pedir a los socialistas "un poco más de sentido de la responsabilidad".
En su opinión, "no se trata de investigar sino de desgastar al Gobierno". "Creo que están en su derecho como oposición, pero no a costa del fallecimiento dramático de personas humanas y poniendo en cuestión una política que debe ser de Estado", ha señalado.
Apoya la gestión de la Guardia Civil
"Estamos en un momento difícil y complejo y habrá más intentos de saltos pero quien no está dispuesto a ser activo de forma constructiva y responsable en la resolución de este fenómeno es mejor que no obstaculice", ha pedido Fernández Díaz, quien ha repetido que hay "miles y miles y miles" de subsaharianos en Marruecos "esperando entrar en España primero y en la UE".
El ministro ha tachado de "injusto" y de "inmoral" que se "cuestione" la actuación de la Guardia Civil, que según ha subrayado "siempre actúa en base al ordenamiento jurídico nacional y europeo para velar por la seguridad de nuestras fronteras, que también son las europeas, impidiendo el paso ilegal de personas o mercancías".
El titular de Interior ha puesto de relieve que los efectivos del Instituto Armado "rescataron el año pasado en el mar a 3.454 personas y han hecho lo propio con 209 entre enero y febrero poniendo en muchas ocasiones en peligro sus vidas" y ha aplaudido la "colaboración y cooperación" de las Fuerzas de Seguridad del Reino alauita ("un país amigo, avecino, socio y aliado"), cuya actuación la madrugada del lunes al martes pasado para contener a 1.500 inmigrantes marcará "un antes y un después" en la frontera ceutí.
Refuerzo en la fronteras con más agentes y medios
Fernández Díaz ha confirmado en la ciudad autónoma que Interior también quiere ampliar el espigón fronterizo de la bahía norte, en aguas del Estrecho de Gibraltar, y que destinará otro Módulo de Intervención Rápida (MIR) de los antidisturbios de la Guardia Civil, los GRS, para que su dotación "fija" en la ciudad pase de 40 a 60 efectivos, el equivalente a una Unidad Básica de Actuación (UBA).
La Benemérita de Ceuta contará también con un helicóptero con base "permanente" en la ciudad para ayudar a "la detección y disuasión" de los intentos de entrada en grupo. Además, Interior cree que "en semanas" podrá estar instalada una "malla antitrepa' muy eficaz" en las partes más sensibles del perímetro fronterizo local, del que se no se retirará la alambrada con cuchillas mientras nadie presente al Gobierno "una alternativa igual de eficaz".
Además, se impulsará con Marruecos en el ámbito de la comisión bilateral, la realización de obras en su zona de la frontera con Ceuta a fin de que las reformas realizadas para crear un paso de porteadores que sustituya al actual de Buitz (con un coste de 700.000 euros) puedan entrar en funcionamiento.
Según ha señalado, se han dedicado cerca de 800.000 euros además, en reforzar las líneas del suministro de energía de todo el perímetro fronterizo de Ceuta.
"Habrá más intentos de entradas irregulares, es evidente, pero sólo estrechando nuestras relaciones, colaborando, podremos combatir ese tráfico criminal de personas de dimensión planetaria que ve en nuestras polémicas una debilidad", ha remachado.